Agosto trazó un panorama de las cuentas provinciales y anticipó el resultado de 2020

Agosto trazó un panorama de las cuentas provinciales y anticipó el resultado de 2020

Habló de un "nuevo régimen fiscal" , que apunta al equilibrio en el mediano plazo y permite compensar años superavitarios con años deficitarios.

“Vamos hacia un nuevo régimen fiscal que consiste en consolidar un sendero de equilibrio en el mediano plazo. Eso significa que un ejercicio puede tener superávit y otro déficit, pero siempre con equilibrio en el mediano plazo”. El ministro de Economía, Walter Agosto, recibió a El Litoral en su despacho y ratificó: “Ése cambio de régimen tiene que ver con lo que ocurrió en la provincia en años anteriores y con los 4 años de gobierno de la actual gestión. Tratamos de establecer un esquema consistente, que saque a Santa Fe de los apuros financieros que por las características de la provincia no son admisibles”.

Definió que “no es un tema económico. Es un tema de estricto orden político: la definición del gobierno de tener una provincia con cuentas ordenadas. En un esquema fiscal como el de la Argentina, para que las provincias -Santa Fe- puedan llevar adelante una política autónoma y financiar sus prioridades de gestión sin mendigar nada a nadie”.

El ministro no desconoció que desde 2008 hasta 2019, sólo en tres ejercicios la provincia tuvo superávit y en el resto déficit. Pero eligió hablar del presente: “El resultado financiero provisorio -hay procesos que completar en contaduría hacia la cuenta de inversión- estuvo en torno a los $ 18 mil millones de pesos en 2020. Eso permite empezar a recomponer el ahorro que la provincia había perdido hace muchos años.

“Pareciera -advirtió- que muchos se asustan cuando hablamos de un superávit. Por eso es necesario ponerlo en contexto; podemos decir que en el presupuesto 2021 el gasto estimado es de $ 518 mil millones. El 50% se concentran en remuneraciones y jubilaciones; son $ 21 mil millones por mes. El resultado fiscal de 2020 no alcanza a cubrir un mes de sueldos y jubilaciones; hay que ser cuidadosos con este análisis”, insistió.

Financiamiento 2021

El ministro explicó que “la provincia va a poder financiar de manera razonable su presupuesto. Con recursos propios y del financiamiento (prevé $ 10 mil millones de endeudamiento en mercado doméstico), lo que supone que todos los programas del gobierno estén financiados. A diferencia de lo ocurrido en el presupuesto 2020, lo hemos podido hacer por primera vez con el presupuesto del año 2021”.

Sobre la posibilidad de contar nuevamente desde Nación con el Fondo Fiduciario para el Desarrollo Provincial, remarcó que “estuvo principalmente orientado a los temas de la pandemia, no sabemos si eso va a tener una reedición. Entre deuda y refinanciación la provincia tomó $ 24.600 millones” en 2020, detalló.

Puntualizó que el programa para financiar gastos Covid “ejecutó aproximadamente $ 10 mil millones que no estaban en el presupuesto. Para ello se tuvieron que hacer reestructuraciones presupuestarias de distinta naturaleza y hasta tanto se lograra el financiamiento para garantizar la atención de la pandemia “, resaltó.

Dijo que el pasado año el saldo financiero fue 4,1% positivo del presupuesto (hubo un rojo del 8,4% en 2019). Sobre la deuda de 14,5 mil millones del Fondo Unificado de Cuentas Oficiales, señaló que “a partir de ahora las cuentas del Fuco -que son cerca de mil- ya no van a tener su saldo comprometido. Ese era un circuito perverso”, que paralizaba la administración y obligaba al endeudamiento “Por otro lado la deuda flotante se ha reducido pero no eliminado Agosto expuso que con este nuevo marco de estabilidad fiscal, la provincia considero oportuno tomar la deuda de U$ S 100 millones asociadas a la inversión en conectividad. Reconoció que un acuerdo con el FMI facilitaría incluso el acceso a otras fuentes de financiamiento (BM/BIRF) en infraestructura. “Estamos confiados que más allá de las dificultades del contexto económico, el presupuesto es posible de financiar.

Recaudación y gastos  

“La economía empezó a dar pasitos heterogéneos, con alguna dispersión. En la provincia se llevó adelante una apertura dinámica e inteligente de muchas actividades productivas y la recaudación tuvo su correlato. Además, hubo programas flexibles de facilidades de pago con posterioridad de la moratoria. Recuperamos recursos”.

La variación real de la recaudación total de enero (recursos propios más nacionales) fue de 9,98% y la de febrero (proyectando la cuarta semana) 5,27%. En 2020, aislamiento mediante, “abril, mayo y junio fueron un pozo, un momento más crítico; la provincia perdió en términos reales, en el año, $ 14 mil millones con relación al 2019”.

Consultado si los recursos crecen más que el gasto, expuso que los recursos totales en 2020 crecieron en términos nominales un 36% y el gasto corriente crece 32 %. Son cuatro puntos de diferencia; la más grande se observó en gastos de capital que tuvo una caída del orden del 30% debido a la pandemia que paralizo las actividades, a las dificultades financieras heredadas y a la significativa deuda que había con el sector contratista.

Fuente: El Litoral

Más noticias