El Sastre que duele

El Sastre que duele

Uno de los problemas centrales que aqueja a la ciudad y que desde hace años fue utilizado como plataforma de campaña, parece no tener solución a los ojos. Problemas ambientales, olores nauseabundos, personas expuestas a todo tipo de enfermedades y hasta niños revolviendo basura. Una imagen que vale más que mil palabras.

La situación del basural sigue siendo preocupante. La quema de residuos continúa invadiendo, periódicamente, la ciudad con humo y olor nauseabundo. La planta de tratamientos comenzada durante el gobierno de Rosaldo Gardella quedó completamente inutilizable y la gestión actual puso como prioridad buscar alternativas para solucionar el escenario. Sin embargo, y tras inquietudes de vecinos, una recorrida de bumerangnews.com pintó un contexto poco cambiante. Viviendas aledañas expuestas a enfermedades y hasta niños buscando alimentos. Panorama desolador.

Basta con pasar frente al actual basural o simplemente observar una fotografía para tomar conciencia de lo que ocurre en las afueras de la ciudad. Ubicado desde hace años en el sector norte de Sastre, el terreno acumula residuos y es prácticamente intransitable.

Pero no sólo la contaminación ambiental es un factor preocupante por el cúmulo de basura y su posterior quema – la cual cuando sopla viento que proviene de dicho sector invade con humo la ciudad – sino que la salud humana juega un papel relevante. En inmediaciones de dichos terrenos se levantaron viviendas donde, sus ocupante, entran en contacto diario con residuos y se exponen constantemente a todo tipo de enfermedades. Es más, durante la recorrida por el lugar se pudo observar niños y personas mayores removiendo bolsas de basura. “Es algo que hacemos todos los días. Encontramos cosas para comer y así la pasamos”, le dijeron a este medio.

Una prioridad de la nueva gestión

En el mes de enero, y tras analizar durante un mes la situación municipal, el Ejecutivo brindó una conferencia de prensa en la cual el basural fue uno de los ejes centrales. En aquel entonces, el secretario de gobierno, Eduardo Botto, había reconocido los graves inconvenientes del terreno y aseguró que desde el Municipio se realizaría “toda gestión necesaria” para motorizar algún proyecto que le de una solución “rápida” a la población. Es más, había dejado en claro que para el Frente Progresista el basural “era una prioridad”.

Hay que recordar que Rosaldo Gardella, en el transcurso de su mandato, había montado al sur de Sastre una planta de tratamiento de residuos que nunca fue puesta en funcionamiento. Las instalaciones contaban con un generador para abastecer de electricidad la maquinaria, cintas transportadoras y un galpón para realizar los trabajos correspondientes. El proyecto había sido financiado con un subsidio del Gobierno Nacional y aportes del Municipio.

De acuerdo a la gestión anterior, la obra estaba concluida en un 80% y sólo restaba adquirir una chipiadora – máquina trituradora – y un camión. Ambas maquinarias iban a ser financiadas con el Fondo de Obras Menores del año 2014, pero dichos recursos nunca bajaron desde la Provincia. Además, la elección del predio para instalar la planta fue, según explicaron, por la ubicación sur del lugar – considerando los vientos predominantes en la región –. Asimismo, sostuvieron que los terrenos no representaban ningún tipo de problemas de inundación y hasta se había proyectado realizar un ripiado de 3.000 metros.

Tras el cambio de mandato, y durante la conferencia de prensa antes mencionada, el secretario de Hacienda, Claudio Seveso, había detallado que al momento de realizar el relevamiento se encontraron con marcos y aberturas robadas, un predio abandonado y un “generador saqueado” por el cual se había pagado en 2014 cerca de $160.000.

Es más, el encargado del área de finanzas del Municipio había calificado como “inviable” el proyecto de la planta de tratamiento de residuos y se mostró sorprendido por la ubicación de las instalaciones. “No entiendo que se quiso hacer con un predio a 3 kilómetros de la localidad, donde se puede llegar únicamente por camino de tierra lo que hace muy difícil su acceso cuando llueve. Además hay sospechas que la zona es inundable por su cercanía al canal. También hay que considerar que es muy complicado llegar con energía eléctrica hasta allí”, había aclarado.

En el mes de febrero de este año, la intendenta de Sastre, Mary Amero de Brunazzo, se había reunido con ministro de Medio Ambiente de Santa Fe, Jacinto Speranza,. En aquel encuentro se le pidió apoyo técnico y financiero para solucionar la situación del basural.

Tiempo después, intendentes y jefes comunales de la región habían llevado adelante una reunión en nuestra localidad para tratar la misma situación y, en mayo de 2016, funcionarios municipales participaron del Congreso Reciclar en la ciudad de Rafaela.

Más noticias