Por la suspensión del transporte, estudiantes de la región podrían abandonar sus carreras

Por la suspensión del transporte, estudiantes de la región podrían abandonar sus carreras

Se trata de jóvenes de Sastre, María Juana y Estación Clucellas que viajan diariamente a San Jorge para cursar sus materias. Algunos no cuentan con vehículo propio para trasladarse.

La noticia fue un baldazo de agua fría para los 80 jóvenes que persiguen su sueño en la zona. La cancelación del servicio de transporte interurbano de larga distancia que trasladaba a chicos diariamente de Estación Clucellas, María Juana y Sastre hacia San Jorge – donde desarrollan sus carreras terciarias – amenaza con ponerle fin a sus estudios. “Hay quienes están en primer año, las cosas no están bien económicamente y ya dijeron que abandonarían porque no tienen en qué volver a su pueblo”, explicó en contacto con Maldito Despertador – programa que se emite de lunes a viernes de 9 a 12 por Radio Cronos FM 107.1 – Narella Mendoza, alumna de Lengua y Literatura.

LEER MÁS – Suspenden colectivo de larga distancia y dejan a 38 estudiantes de Sastre sin trasporte

Desde hace más de dos semanas el derecho a estudiar de casi un centenar de jóvenes de Sastre, María Juana y Estación Clucellas se ve amenazado por la suspensión del servicio de transporte que los traslada diariamente a San Jorge para el cursado de sus carreras. La UTE 33/9 que une Rosario – Frontera decidió cortar el recorrido y dejar sin movilidad no sólo a los estudiantes, sino a pasajeros que diariamente utilizaban esa frecuencia para viajar. La senadora del departamento San Martín, Cristina Berra, se hizo eco del reclamo y presentó en la Legislatura un pedido para que se habilite nuevamente el servicio interurbano de colectivos.

La confirmación de la cancelación llegó, incluso, de boca de uno de los choferes. La UTE, aseguran, ni siquiera cuenta con oficina alguna para contactarse – aunque sea de manera virtual – con personal que atienda a sus clientes. “Averiguamos por todos los medios y no hay ni un teléfono donde llamar. No todos tienen vehículos para trasladarse. Tenemos derechos, como estudiantes y como ciudadanos, a trasladarnos”, sostuvo Tamara Castello, estudiante del Profesorado de Educación Primaria.

Pero la situación es más grave aún. Es que una de las empresas que llega con destino a Sastre, saliendo desde Rosario y haciendo el recorrido de manera directa, tiene el permiso para el descenso de pasajeros en sus paradas que son sólo 4 a lo largo de los 220 kilómetros y no puede realizar ascensos de personas al micro. “En estos momentos estamos volviendo a nuestras ciudades en ese colectivo. El chofer nos deja subir de favor para que nadie pierda sus jornadas educativas, pero una vez arriba del colectivo nadie cuenta con seguro como el resto de la gente que viene desde el lugar de origen. No nos queda otra que viajar de esa forma”, indicaron con preocupación.

Pero los inconvenientes no terminan ahí. Es que al finalizar el recorrido en la ciudad de Sastre, los estudiantes oriundos de las localidades vecinas de María Juana y Estación Clucellas quedan varados en la terminal de ómnibus de la cabecera del departamento San Martín. “Más allá que hay una empresa que los lleva sin seguro, no pueden llegar a su casa”, explicaron.

Organizados por sus propios medios, conformaron un grupo y juntaron firmas para solicitar formalmente la vuelta del servicio. “Vamos a enviar el petitorio al Ministerio de Transporte. Hasta el momento tenemos esto, el traslado de esa empresa que nos lleva de favor pero sin seguro. Esto no es una solución concreta porque no sabemos hasta cuándo vamos a continuar así”, deslizó Mendoza.

En grupo de estudiantes se acercó al Municipio de Sastre para solicitar que ponga a disposición las herramientas que se encuentran a su alcance para garantizar la educación de ellos. “La respuesta que nos dieron fue que podían luchar por los estudiantes de la ciudad solamente. Explicaron que tenían traffics pequeñas y no eran suficientes para los 40 que viajamos todos los días desde la cabecera departamental”, aseguraron las estudiantes y agregaron: “Esto es un problema que no sólo afecta a nuestra ciudad, sino a chicos de toda la región. Es algo que va más allá de un pueblo”.

Más noticias