Por la sequía ya murieron 3.000 vacas y hay «extrema gravedad»

El Ministro de la Producción de Santa Fe alertó de los serios problemas en el norte, donde se concentra la mitad de las cabezas de ganado. Además, advirtió de las consecuencias en 2023 por las malas cosechas de maíz y soja.

La provincia de Santa Fe sufre las consecuencias de la sequía y la mortandad de vacas crece día a día en el norte de la bota santafesina.

Sin ánimo de ser «tremendistas», el Ministro de la Producción de Santa Fe Daniel Costamagna definió a la situación como de «extrema gravedad».

A pesar de no tener precisiones sobre la cantidad de animales muertos por el fenómeno, admitió que podrían superar las tres mil.

Las imágenes son crueles, duelen y la padecen los productores. «Es una situación muy compleja. Cuando ocurre esto, el agua de abajo no sirve, la hacienda no la toma. Es muy feo verlo», graficó el funcionario provincial quien estuvo recorriendo zonas afectadas del norte.

«Estuve con productores, tratando de resolver algunos escenarios. Ahora se abrieron compuertas en Tostado para que el río (Salado) vaya recuperando un poco de caudal y de esta manera muchos productores tengan agua», comentó.

Advirtió que quienes no se nutren del Salado se encuentran en una situación mucho más compleja: «En los departamentos 9 de julio, Vera y parte de General Obligado el agua no sirve. Lo que queda es llevarles agua, se han hecho inversiones en camiones cisternas; buscando pozos de agua buena».

Explicó que es «muy difícil precisar el número de mortandad, ya que va cambiando día a día. Hay productores que están en una mejor situación que otros. Algunos pueden tirar un tiempo más».

Consultado sobre si ya se murieron tres mil vacas en el norte santafesino, como indicaron algunos productores, afirmó: «Seguramente. Son situaciones complejas».

Sin ánimo de relativizar la crítica situación, informó que en la zona hay más de tres millones de cabeza de ganado. Para algunos, puede ser que se le murieron todas las vacas, o el 70 por ciento».

Aclaró que de este escenario tan complejo se sale con lluvia. Graficó que «Santa Fe tiene más de seis millones de cabezas de ganado y en esta zona tenemos prácticamente el 50 por ciento de la producción ganadera de la provincia. Estamos hablando de más de tres millones de cabezas».

En declaraciones al programa «De 10» que se emite por LT 10, indicó el escenario es muy similar hay al 2008 o 2009, cuando en el norte santafesinos murieron cerca de 10 mil vacas.

En esa línea, subrayó que «la situación es muy grave en toda la provincia», y profundizó: «Esto pegó (por la sequía) en los meses de noviembre y diciembre, en continuidad con lo que pasó en julio, cuando se siembra el maíz, soja; te condiciona la producción del año entrante. Es decir, el maíz que se siembra es para la producción láctea, ganadera, porcina, avícola. Entonces, los coletazos pueden ser enormes»

«El maíz de primera fue de baja calidad, se está esperando la lluvia para un maíz de segunda o soja tardía. Los procesos de siembra están prácticamente paralizados en la provincia», graficó.

«Es una situación de extrema gravedad. No quiero ser tremendista, es la realidad. Es el relato de quienes recorremos toda la provincia. Uno lo siente como suyo, sabemos cómo piensa el productor y todo lo que ha invertido», apuntó Costamagna.

Dijo que esta situación encuentra al norte «con obras de infraestructura en marcha que van a dar otra vida en el mediano o largo plazo, sin lugar a dudas».

En ese sentido, añadió: «Sinceramente, el nivel de inversión y de obras que se está haciendo no tiene precedentes en la provincia. Es la realidad, uno cuando va al norte se ve todo lo que se está haciendo. Estamos trabajando con todas las herramientas que nos posibilitan una situación tan difícil».

Fuente: Uno Santa Fe