Pedirán que la ESI se discuta ahora en sesiones extraordinarias

El proyecto de educación sexual integral perderá estado parlamentario junto a otras 150 normas. La diputada socialista Gisel Mahmud responsabilizó a las iglesias y al Senado. También desde la UNR Susana Chiarotti habló de "trabas burocráticas" en senadores

«Tras la segunda caída de estado parlamentario, haré un pedido para que el gobernador (Omar) Perotti incluya el proyecto de la ESI en sesiones extraordinarias, antes de mayo del año que viene». El anuncio lo compartió con La Capital la diputada socialista Gisel Mahmud, autora del proyecto de Educación Sexual Integral (ESI) que fue sancionado el año pasado pero -como otras 150 iniciativas legislativas con media sanción- quedó frenada en la Legislatura, donde se celebró este jueves la última sesión ordinaria de 2021.

«Es una ley frenada en el Senado, probablemente por presiones religiosas en los distintos territorios a partir de la media sanción. No queda en claro por qué están en contra porque ni siquiera la han tratado en comisiones o la han sometido a discusión: estos senadores incumplen su obligación y responsabilidad de debate», recalcó Mahmud ,antes de agregar: «Somos muchos los legisladores y las legisladoras enojados porque los senadores dejaron caer el estado parlamentario de leyes estructurales como esta, pero seguiremos insistiendo».

Ni siquiera las más de 1500 firmas que juntó solo el Seminario Género y Legislación de la Maestría en Poder y Sociedad desde la Problemática de Género, que se dicta en la Facultad de Humanidades y Artes de la Universidad Nacional de Rosario (UNR), lograron que los senadores tuvieran a la ESI en cuenta.

En esa iniciativa no solo se pedían firmas. Se argumentaba la importancia de la norma: «ESI apunta a educar en el cuidado del cuerpo y de la salud, valorar la afectividad, reconocer la perspectiva de género para evitar desigualdades y violencias, promover el respeto por la diversidad, enseñar el ejercicio de derechos, evitar abuso sexual en las infancias y adolescencias y los embarazos precoces».

La abogada posgrado en derecho de familia e integrante de la maestría, Susana Chiarotti, le dijo a este diario que cuando se iniciò la junta de firmas «nos sorprendió la cantidad de organizaciones en la provincia de Santa Fe que se movían para apoyar la ESI: docentes, estudiantes, activistas, profesionales que trabajan con niñez y preocupados por la violencia de género y los abusos. Superamos más de mil firmas solo en una semana».

Pero lamentó haberse sorprendido también por «las trabas burocráticas del Senado para demorar la sanción de la ley: la obligaron a pasar por cinco comisiones, incluyendo Asuntos Constitucionales y me pregunto ¿para qué si se busca bajar a este territorio una norma nacional ya aprobada, a qué Constitución podría vulnerarse? Y me preocupa que en la comisión de Educación no se preocupen en ratificar una ley que garantizaría una educación igualitaria», dijo Chiarotti.

A nivel nacional
En la Argentina la ley de educación sexual integral 26.150 se sancionó en 2006. Es una normativa obligatoria que alcanza a todos los niveles del sistema educativo y la formación docente. Y si bien organizaciones sociales, sindicatos y distintos actores de la comunidad educativa reclaman una norma propia para Santa Fe, la provincia aún no la tiene. Esto frena, entre otras cosas, la asignación de recursos necesarios para que se implemente en igualdad de condiciones.

Santa Fe aún no tiene ley propia porque, además de las presiones que subraya Mahmud, el artículo 61 de la Constitución santafesina establece que todo proyecto que no haya alcanzado sanción definitiva en dos períodos ordinarios de sesiones consecutivas caduca y sólo puede ser nuevamente considerado si se lo inicia como nuevo proyecto. Y este proyecto de ley provincial ya logró dos veces media sanción de la Cámara de Diputadas y Diputados de la provincia, pero el Senado santafesino sistemáticamente rechazó su tratamiento.

Además del proyecto de ESI, caducaron otros 150.

Entre los que quedaron en la papeleta es el proyecto de ley nacional sobre el “Día del payador”, la declaración de ciudad de Monte Vera (departamento La Capital) y la adhesión provincial a la ley Yolanda, que busca formar a los agentes del sector público en materia ambiental.

Fuente: La Capital