Paritarias: expectativa por una nueva convocatoria

El gobernador ratificó su decisión de respetar los acuerdos firmados en 2023, pero cuestionó a su antecesor por haber incluido la cláusula gatillo a sólo meses de terminar la gestión. Sindicatos en actitud de alerta, y cuenta regresiva hacia el inicio de clases.

Sin fecha precisa aún para el pago efectivo a empleados públicos y docentes de una porción (14%) del aumento derivado de la cláusula gatillo de 2023, el gobernador de Santa Fe dijo este miércoles que los agentes estatales «tienen toda la razón en pedir la recuperación de sus ingresos porque la inflación es alta». Sin embargo, insistió en que su gestión saldará esa diferencia «como pueda» y en la medida en la que se cuenten con recursos suficientes.

En diálogo con la prensa, Maximiliano Pullaro reiteró que el 36,4% derivado del aumento automático por la inflación de noviembre y diciembre últimos, se pagará en lo que resta de febrero «o primeros días de marzo». El mandatario renovó su compromiso de respetar el acuerdo firmado durante la anterior gestión, pero consideró que haber incluido la cláusula gatillo a sólo meses de concluir el mandato, operó como una «verdadera bomba de tiempo». «A nuestro criterio – planteó-, eso fue una bomba de tiempo. El gobernador que se retiraba (Omar Perotti) sabía que esto no se iba a poder cumplir y los gremios también lo sabían, porque si no, lo hubiesen hecho los tres años y diez meses que gobernaron con el mismo incremento salarial, y no lo hicieron. Lo hicieron – advirtió-, cuando habían perdido las elecciones o cuando ya se veía que perdían las elecciones».

Sobre esa base, ratificó que se respetarán esos acuerdos «pero como podemos hacerlo; yo no voy a sacar un crédito para pagar sueldos», aseveró.

Contexto

Las declaraciones del gobernador se produjeron mientras se realizaba un Congreso Provincial de las seccionales Santa Fe y Rosario de Sadop. Los dirigentes sindicales del sector interpretaron que los dichos de Pullaro, sumados al «incumplimiento de las paritarias 2023» por no precisarse aún cuándo y cómo se pagará de manera completa esa diferencia, «dinamitan» la discusión salarial y «ponen en peligro el inicio de clases».

En el mismo sentido se había manifestado a principios de semana todo el arco sindical estatal. En conferencia de prensa, catorce gremios que reeditan la Intersindical Estatal Santafesina creada en los años noventa, dieron a conocer públicamente un documento en el que rechazaron el «incumplimiento» de parte del gobierno provincial de los acuerdos firmados en 2023. En la misma exposición, adelantaron que reaccionarán de manera conjunta, si las propuestas salariales 2024 no superan la inflación; y advirtieron que si no encuentran respuestas en dos semanas, habrá conflicto. El sector docente, en particular, interpretó que la decisión del Ministerio de Educación de comenzar las reuniones a principios de enero terminaron resultando una «puesta en escena» y encuentros «sólo para la foto», atentos a la falta de definiciones transcurrido ya un mes.

Cronología

La presente semana se inició con la segunda reunión formal de la paritaria estatal; allí, el gobierno comunicó el mismo esquema de pago de la cláusula gatillo que había transmitido a docentes. Los sindicatos insistieron en la necesidad de que se pagara de modo integral y no en cuotas, pero aclararon que se trataba de una «decisión unilateral» del gobierno y no de una propuesta que pudiera ser sometida a consideración de las bases para su aceptación o rechazo.

El martes, en tanto, se reunió la comisión técnica del sector docente para evaluar condiciones laborales, esencialmente, en escuelas públicas. Hasta el momento, se carece de una fecha precisa para retomar las conversaciones en el ámbito de la paritaria formal. Ello es clave para poder discutir la oferta salarial 2024, a menos de veinte días del inicio del ciclo lectivo.

Ante la consulta de El Litoral, en tanto, desde el Ministerio de Economía se hizo saber que la indefinición de la fecha del pago del 14% prometido a cuenta de la cláusula gatillo no obedece a motivos financieros, sino de «liquidación» de los recibos. Se aseguró que se trabaja «contrarreloj» en ello para poder tener definiciones en las próximas 48 horas.

Fuente: El Litoral