La provincia de Santa Fe transita el año con más femicidios desde que hay registros

La provincia de Santa Fe transita el año con más femicidios desde que hay registros

Hasta octubre, el 2020 ya superó los crímenes por violencia de género desde 2014. El recorrido caso por caso

El femicidio de María Florencia Gómez Pouillastrou movilizó al país por la brutalidad del hecho y por su militancia feminista y comunista en San Jorge. En un comunicado del Frente de Todos en Santa Fe informaron que Florencia se había hecho cargo hace poco de la implementación de la ley Micaela en el Concejo Municipal. Tenía la determinación de construir en su localidad una vida libre de violencias para ella, todas las mujeres y la sociedad en general. Según datos del Ministerio Público de la Acusación que se publican en distintos informes elaborados por la Secretaría de Política Criminal (SPC), delitos como robos, hurtos, abusos de armas y otros han bajado hasta un 30 por ciento durante el primer semestre del 2020 en relación con años anteriores. Sin embargo, hasta mediados de octubre de este año tiene más femicidios que el 2019, 2018, 2016, 2015 y 2014 (21, 22, 22, 13 y 12 respectivamente según datos del MPA), igualado solo por el total de 2017, cuando ocurrieron también 28 femicidios, que incluyen la masacre de barrio Alfonso en la ciudad de Santa Fe en la que murieron cinco personas en manos del femicida Facundo Solís en un solo hecho.

En lo que va del año, hubo 28 femicidios dentro de un total de 44 muertes violentas de mujeres en toda la provincia de Santa Fe. Todos los crímenes por violencia de género ocurridos este 2020 muestran métodos de asesinatos brutales y con saña contra mujeres: ocho fueron cometidos con golpes de los cuales al menos dos –incluido el de Florencia este lunes– fueron con piedras, cuatro fueron prendidas fuego, dos con arma blanca, una fue asfixiada, otra fue desmembrada y sus partes fueron encontradas durante una semana en un río, en tres casos fueron a golpes con algún otro método y ocho por arma de fuego.

Florencia no fue la única militante feminista o barrial asesinada este año. El 18 de enero Daniela Cejas de 41 años apareció asesinada a golpes en la sede de Generar, una ONG de la que era vicepresidenta y que brinda asistencia a mujeres que son víctimas de violencia de género. Su muerte fue un golpe muy duro para el movimiento de mujeres y disidencias en la ciudad de Santa Fe por lo que su trabajo en esa organización y en Cilsa representaba. Javier Sen está preso y es el principal investigado como autor de homicidio calificado (por el vínculo y por ser perpetrado por un hombre contra una mujer mediando violencia de género –femicidio–). Fue arrestado luego de haber participado en varias marchas donde se pedía justicia y esclarecimiento del crimen.

Al igual que Florencia, Lorena María del Luján Riquel de 39 años fue abusada sexualmente y asesinada con una piedra de día y en plena calle. El femicidio ocurrió en la ciudad de Rosario el 22 de agosto y desde la Corriente Clasista y Combativa destacaron su rol como trabajadora social. El principal sospechoso es Carlos Daniel Barros de 32, que está detenido por el hecho. Según las investigaciones, eran conocidos. Desde la Asociación de Mujeres Meretrices de Argentina (Ammar) sostienen que era trabajadora sexual.

Caren Peralta, trabajadora sexual de 39 años, fue víctima de femicidio causado por múltiples golpes en la ciudad de Rosario el 17 de febrero. Durante la investigación que lleva adelante Marisol Fabbro, declararon decenas de testigos pero aún no hay detenidos ni imputados por el hecho. Otros femicidios donde no se identificó aún a el o los autores son los casos en Rosario de Mariana Espinoza (42) y Agustina Thomson (20). El primer hecho ocurrió el 12 de junio, fue asesinada de 13 balazos. Era la madre de un joven que había sido imputado meses atrás por asociación ilícita y ser integrante de una banda vinculada a Los Monos. No hay indicios de que ella formara parte de ninguna organización criminal. Desde la SPC lo consideran femicidio por tener características de una venganza de la que fue víctima por el vínculo. El fiscal del caso es Luis Schiappa Pietra. Agustina fue ultimada de cinco tiros en La Florida de Rosario el 11 de febrero. Según varias crónicas policiales de diferentes medios de comunicación, su muerte está vinculada a ajustes de cuentas por narcotráfico. Meses atrás, su pareja había sido asesinada con la misma mecánica frente a sus ojos. Es decir, que era testigo de un crimen. Del caso es fiscal Adrián Spelta.

Otro caso sin avances en la investigación es el de Victoria Luján Carballo de 25 años que fue hallada ahorcada el 21 de mayo en las calles de barrio Nueva Pompeya de la capital provincial. Sus familiares aseguran que fue su expareja (Julio H.) quién la mató, ya que la había amenazado. Desde el MPA confirmaron a UNO que la mujer había realizado denuncias de violencia de género contra su expareja. El hombre estuvo prófugo desde la muerte, fue localizado recientemente pero no fue detenido. Había estado preso por violación. El MPA no descarta ninguna hipótesis y continúa la investigación. El fiscal de Santa Fe de este caso es Andrés Marchi. Desde algunas agrupaciones feministas de la ciudad de Santa Fe sostienen que fue un femicidio. Era madre de dos hijas pequeñas.

El mismo fiscal que investiga el femicidio de Florencia, Carlos Zoppegni, estuvo a cargo de la investigación de la muerte de Verónica Soulé de 31 años, que ocurrió el 23 de marzo después de agonizar durante una semana (desde el 17) en el Hospital Provincial de Rosario. Había llegado con el 88 por ciento del cuerpo quemado desde Casas, una localidad de 500 habitantes del departamento San Martín. La investigación está centrada en un posible caso de violencia de género ya que su pareja, Lisandro Cabral, también sufrió quemaduras. Zoppegni no detuvo al esposo quien declaró que se trató de un suicidio. Ahora la causa está en manos de la fiscal Alejandra Del Río Ayala quien dispuso la detención del hombre el 27 de junio ya que se lo investiga como presunto autor del femicidio, delito por el cual fue imputado luego. Verónica era madre de dos niños.

Uno de los femicidios más brutales de este año fue el de María Isabel Ruglio, una docente jubilada de 73 años. Estuvo desaparecida desde los primeros días de febrero y recién el 10 de ese mes, un pescador encontró parte de su cuerpo en el arroyo Saladillo en Rosario. Fue desmembrada en siete partes y metido en bolsas de consorcio que fueron apareciendo los días siguientes en el agua. Pasaron 24 días hasta que esa mujer pudo ser identificada. La principal hipótesis que tiene el fiscal Adrián Spelta, a cargo de la pesquisa, es que la ciudadana española Josefa “Pepa” R. C., de 57 años, y oriunda de Sevilla; y su marido, Marcelo Alberto “Bebu” F., de 53, –ambos están presos– la asesinaron y descuartizaron para quedarse con la vivienda de la víctima, ya que ellos residían en una casa del fondo del terreno propiedad de la mujer.

Otros casos resonantes fueron los de Rocío Vera (14) y Julieta Del Pino (19). La primera adolescente fue asesinada entre el 12 y 13 de julio en Reconquista. La encontraron después de estar un día desaparecida. Su cuerpo estaba sin ropa en un baldío. Detuvieron a dos menores y a cinco varones adultos identificados como Juan Godoy, Leonardo Godoy, Brian Altamirano, Luis Quintana y Pascual Fagundes. Se investiga –por la jueza de menores Griselda Delbón y el fiscal Aldo Gerosa– como femicidio y se confirmó que fue víctima de una violación grupal. Julieta fue raptada y asesinada al salir de su trabajo el 25 de julio en la localidad de Berabevú. La causa de muerte es estrangulamiento y presentaba golpes en todo el cuerpo. Por el femicidio fue detenido e imputado Cristian Romero de 28 años. La fiscal es Susana Pepino.

Hubo tres casos en los que los femicidas son los hijos de las víctimas: Gladis Beatriz Altamirano Karlen (43), Dominga Rosa Romero de Sandoval (69 ) y Romina Ester Leiva (39). Gladis fue hallada asesinada en la madrugada del 16 de febrero en la ciudad de Las Toscas. La causa de muerte fue por golpes con un caño de escape de moto. El fiscal de la causa es Juan Carlos Koguc, quien detuvo a la prima y al hijo de la mujer que convivían con ella en la casa donde fue el crimen. Susana Haydee Fernández (60) –partícipe– y Martín A. Tomé (31) –autor material– fueron imputados y él está en prisión preventiva por ser coautores de “homicidio calificado, agravado por el vínculo, premeditado, con alevosía”. Dominga murió asesinada a golpes el 16 de mayo en San Justo y como autor del hecho fue señalado uno de sus hijos de 32 años. Un informe médico determinó que el hombre posee “juicio desviado, con ideas delirantes místicas”. Está internado con custodia policial en el hospital Mira y López, hasta tanto se realice una Junta Especial de Salud Mental y luego se evalúe si se puede llevar a cabo la audiencia imputativa. El fiscal es Guillermo Persello. Romina murió el 1 de abril luego de agonizar 20 días en el Hospital Cullen de Santa Fe después de que su hijo le tiró nafta y la prendió fuego en la localidad de Bella Italia, en el departamento Castellanos. El hombre –Miguel Ángel Beresvilj– fue imputado por la fiscal Ángela Capitanio por el delito de homicidio agravado por el vínculo y por cometerse en un contexto de violencia de género –femicidio.

Las Toscas es una ciudad de 12 mil habitantes en el departamento General Obligado y en este 2020 tuvo dos femicidios. Además del ya mencionado –Gladis–, sucedió el de Estela Maris Gómez de 35 años que fue asesinada en su propia casa en esa localidad el 13 de agosto. Está detenido su esposo de 35 años, del cual estaba separada Juan Luis Chará. El hombre había denunciado su desaparición e intentó simular que la mujer lo había abandonado. En la habitación que compartía el matrimonio, detectaron tierra removida y al cavar hallaron el cadáver de la mujer. Era madre de un bebé de nueve meses y un nene de 11 años.

Además de Romina, hubo otros tres casos en donde las mujeres fueron prendidas fuego: Florencia Coria (27) en Villa Constitución, Vanesa Olguín (36) en Villa Gobernador Gálvez y Gabriela Benítez (33) en Alejandra. Las primeras dos agonizaron a partir del ataque. Florencia diez días y murió el 8 de enero, y Vanesa, el 12 de agosto. Gabriela falleció atrapada dentro de su automóvil, que se incendió por completo el 18 de enero en la zona rural de Alejandra en el norte provincial. Su pareja, Carlos Ermindo Usprung de 63 años escapó del fuego apenas con lesiones leves y está detenido por el hecho. El fiscal Aldo Gerosa lo imputó por el delito de homicidio agravado por el vínculo y por violencia de género –femicidio. El femicida de Florencia Coria, Cristian C., su pareja, fue imputado por homicidio agravado por el vínculo y femicidio. La fiscal es Eugenia Lascialandare. El femicida de Vanesa es Adrián Maximiliano Bajo, fue detenido el día del ataque cuando se escondió en la casa de un pariente en Rosario. La mujer, de 36 años, había realizado denuncias previas por violencia de género contra él. El fiscal es Adrián Spelta.

Cristina Beatriz Cattáneo (55) fue hallada asesinada el 23 de junio en Roque Sáenz Peña al 500 de la ciudad de Rafaela. Tenía un corte en el cuello y golpes en el cráneo. Su esposo, Oscar José Mondino, denunció el hecho y fue detenido horas después como único sospechoso del femicidio. Investigan los fiscales Guillermo Loyola y Ángela Capitanio. María del Luján Pero (39) fue asesinada en su casa en el centro de Rosario el 30 de junio por un profundo corte en el cuello. Al lado del cuerpo estaba Marcos Elías Ponce (30), su pareja, en aparente estado de shock, quien terminó detenido por la sospecha de ser el autor del femicidio. El caso quedó a cargo de la fiscal de Homicidios Dolosos Georgina Pairola. Gisela Fiamaca (26) fue asesinada de una puñalada el 19 de julio en su casa de barrio Santa Rosa de Lima en Santa Fe. Su pareja, Gustavo Miguel Ponce de León, está detenido y fue imputado por femicidio. Investiga la fiscal de homicidios Cristina Ferraro.

En dos casos los femicidas se suicidaron: Alicia Noemí Pérez (74), fue encontrada el 22 de abril con dos disparos en la cabeza en el departamento en el que vivía en el centro de Rosario. El caso está en investigación. Al lado, los investigadores también hallaron sin vida a su marido de 76 años, con un disparo en el cráneo. Al hombre le encontraron un arma de fuego en una de sus manos. Según la hipótesis preliminar se trató de un femicidio seguido de suicidio aunque también se investiga un posible pacto suicida. El fiscal es Luis Schiappa Pietra. Yanina Valeria di Bernardo (44) fue asesinada por Martín Pérez, su pareja de 50 en el pueblo de Bustinza el 28 de septiembre. El hombre, luego de cometer el femicidio con un arma de fuego, se suicidó. A la escena la encontró la hija de la pareja. El fiscal es Matías Trevisan. Organizaciones feministas de la localidad exigen políticas públicas locales, con personal capacitado, para prevenir la violencia de género.

Un caso estremecedor es el de Raquel Benavídez (82), quien fue encontrada muerta en su casa el 12 de mayo en la localidad de Godoy. Sus hijas sostienen que se trata de un femicidio, pero por el momento el caso está caratulado como “muerte dudosa”, aunque desde la SPC lo consideran una muerte violenta, al menos hasta que se avance en la investigación. El señalado es Horacio Ora de 76 años a quien acusan, además, de haberla acosado durante meses. El 2 de junio lo detuvieron e imputaron por el delito de “abuso sexual con acceso carnal seguido de muerte” y se probó que utilizó violencia para cometer el hecho. Desde la Fiscalía Regional 2ª de Rosario, informaron a medios regionales que los resultados de la autopsia preliminar “indican que no presenta signos de violencia externa o golpes que puedan generar fallecimiento, se solicitó se realice exámenes anatomopatológicos para determinar fehacientemente la causa de fallecimiento”. La fiscal es Analía Saravalli.

Marisa Alejandra Molina (44) fue asesinada de un disparo por su pareja, Juan Antonio Bracamonte (46) –detenido por el femicidio–, el 24 de enero en Villa Gobernador Gálvez. Investiga la fiscal Georgina Pairola. Noelia Ochstadt de 42 años fue asesinada de un disparo por Walter Wettstein, su expareja, el 27 de enero frente a uno de los dos hijos de ambos y en plena calle de la localidad de Humboldt. Está detenido por “homicidio triplemente calificado por el vínculo, por ser de un hombre contra una mujer mediando violencia de género –femicidio– y por el uso de arma de fuego”. Investiga el fiscal Martín Torres.

Los últimos dos femicidios de este años son los de madre e hija: Florencia Naomi Corvalán, de 21, y su hija Chelsi, de apenas un año y medio, fueron masacradas a balazos junto a Christopher Nahuel Albornoz, de 22 años (pareja y padre respectivamente) el 17 de febrero en Rosario cuando viajaban en moto los tres juntos. La mujer tenía al menos ocho orificios producidos por balas y la bebé tres. Hay dos hombres detenidos e imputados por el hecho. Se sospecha que fueron víctimas de un narcocrimen, sin ellas ser parte de ninguna organización. Investiga la fiscal Marisol Fabbro de la Unidad de Homicidios Dolosos.

Muertes dudosas

En cuatro casos las muertes de las mujeres están catalogadas como “dudosas”, ya que no se pudo determinar la causa de la muerte. Se incluyen en este relevamiento porque organizaciones sociales o familiares de las víctimas reclaman que se investigue la hipótesis de femicidio. Jésica Rocío Farías (21) murió el 12 de marzo en Suardi. La encontraron ahorcada luego de estar desaparecida un día entero. La investigación del caso está a cargo de la fiscal de San Cristóbal, Silvina Verney, y la División Trata de Personas. Se manejan varias hipótesis, una de ellas es si había un contexto de violencia de género. Yoana Romero (31) años murió el 1 de abril en el Hospital Centenario de Rosario por una infección generalizada que empezó en el brazo. Era de Capitán Bermúdez y la Justicia investiga si se trató de una lesión en un contexto de violencia de género ya que su familia denunció que era víctima de su pareja de 44 años. Estuvo detenido, después del último informe de autopsia la Fiscalía decidió ordenar la libertad del imputado. Investiga el fiscal Maximiliano Nicosia. Era madre de dos hijos.

Yamila Franco (23), fue hallada sin vida en su casa de Coronda el 31 de julio y se investiga la hipótesis de suicidio como la principal, y también como femicidio. Familiares de la mujer y de la Mesa Ni Una Menos local hicieron varias marchas reclamando “verdad y justicia”. El fiscal es Marcelo Nessier. Y Andrea Alejandra Cadente (41) fue hallada muerta en circunstancias que se investigan, junto a su pareja también fallecido. Sucedió en Estanislao Zeballos al 5600, zona noroeste de la ciudad de Santa Fe el 25 de agosto. Interviene el fiscal de homicidios Gonzalo Iglesias que ordenó la autopsia de los fallecidos. Se manejan varias hipótesis, se destaca homicidio seguido de suicidio. Aunque también se investiga la posibilidad de una muerte natural seguida de suicidio, o el uso de venenos.

Muertes violentas

Además se registraron 12 muertes violentas de mujeres en la provincia en lo que va del 2020. La Secretaría de Política Criminal aclara que en los casos de homicidios no se descarta que eventualmente se encuentren elementos para sumar el agravante de femicidio a la causa. En general estos casos ocurrieron dentro de contextos narcocriminales, y en otros la principal hipótesis es que el ataque no estaba dirigido a ellas.

Tres de los casos sucedieron en la ciudad de Santa Fe. Paula Mercedes Retagan (21) murió el 8 de enero luego de ser víctima de una balacera realizada por desconocidos que se dieron a la fuga en barrio La Nueva Tablada y en la que hubo un joven herido de iniciales J. E. V. Lo investiga el fiscal Andrés Marchi de la Unidad Especial de Homicidios del MPA. Hay dos personas en prisión preventiva por el hecho. Graciela Hortensia Presti (65) fue asesinada a balazos el 13 de marzo en barrio Nueva Pompeya. No se sabe quién gatilló ni en qué circunstancias. Investiga la fiscal Cristina Ferraro de la unidad especial de homicidios del MPA. No hay avances en la causa, ni detenidos, ni imputados por el hecho. La hipótesis en ambos casos es que el ataque no estaba dirigido a las víctimas mujeres. Claudia Celina Tejeda (41) era una mujer en situación de calle, que fue asesinada a balazos por desconocidos desde una moto en la que se dieron a la fuga el 3 de marzo en barrio San Agustín II de la ciudad de Santa Fe. Investiga el fiscal de homicidios Gonzalo Iglesias. No hay avances en la causa, ni detenidos, ni imputados por el hecho.

Una beba recién nacida fue hallada muerta dentro de una bolsa de basura en la localidad de Santa Teresa, en el departamento Constitución, el 27 de febrero. La niña no fue identificada y se sospecha que se trató de un parto casero. Se investiga la causa de muerte. La fiscal es Eugenia Lascialandare.

En el departamento General Obligado, Carolina Ayelén Ruiz (19) fue asesinada el 16 de junio en Reconquista de una puñalada por José Raúl López (30), un conocido de ella que quedó detenido en prisión preventiva sin plazos desde un primer momento y que fue identificado por varios testigos como el autor del hecho. Fue imputado por homicidio simple. Era la madre de una una hija. El fiscal del caso es Rodrigo González.

El resto de los casos ocurrieron todos en la ciudad de Rosario. Antonella Albornoz (22) fue asesinada junto a su suegro el 9 de enero en la vereda de su casa en barrio Yrigoyen de la ciudad de Rosario por personas –hay un detenido e imputado por el hecho– que los balearon desde motos y se dieron a la fuga. Investiga el fiscal Luis Schiappa Pietra. Yanina Beatriz Merlo fue asesinada a puñaladas el 13 de enero y no se sabe quién la atacó, ni en qué contexto, por lo que no hay detenidos ni imputados por el hecho. Investiga el fiscal Luis Schiappa Pietra.

Dora Quiroga (63) fue asesinada de un tiro en la espalda en plena calle, cuando volvía de hacer compras, el 5 de febrero en el barrio Vía Honda. Según las primeras investigaciones, quedó en el medio de un tiroteo entre bandas. El fiscal es Miguel Moreno, que ordenó la detención de un hombre por el crimen. La hipótesis es que el ataque no estaba dirigido a la víctima. Débora Natalí Fernández (28) fue acribillada a balazos 17 de marzo en Rosario. Los asesinos llegaron hasta su casa y la llamaron a través de una ventana y cuando se asomó la asesinaron. Interviene en la causa la Fiscalía de Homicidios Dolosos a cargo del fiscal Alejandro Ferlazo. Por el caso hubo un detenido en el marco de las investigaciones, que no fue imputado. Una de las principales hipótesis podría estar relacionada con una venganza sobre su hermano quien cumple condena en la Unidad Carcelaria de Piñero. Desde la Secretaría de Política Criminal no descartan que se encuentren signos de violencia de género más avanzada la investigación.

Camila Macarena Blanca (17) fue asesinada el 5 de septiembre frente a su casa, por un ataque con arma de fuego en el que recibió dos balazos. No se sabe si fue dirigido a ella o no. Se investigan varias versiones y no hay imputados. El fiscal es Alejandro Ferlazzo. Jésica Duarte (33) fue asesinada de dos balazos el 8 de septiembre mientras atendía un kiosco, que según detallaron vecinos a La Capital, estaba al lado de un búnker de drogas. No hay imputados por el hecho. El fiscal es Alejandro Ferlazzo.

Por último, el asesinato de Tiziana Espósito de 14 años conmovió a toda la provincia. Algunas organizaciones reclaman que se trata de un femicidio aunque una de las hipótesis más fuerte de la investigación –a cargo del fiscal Ademar Bianchini– es que el ataque no era dirigido a la víctima. Murió el 14 de septiembre dentro de su casa en Rosario, mientras lavaba los platos. La bala entró por la ventana, durante una balacera contra una vivienda. Hay tres imputados por el hecho por homicidio agravado por el concurso premeditado de dos o más personas y por el uso de arma de fuego: Alex Gabriel I., de 20 años; Joel Bernardo I., de 32; y Brian Omar I., de 25.

Fuente: Uno Santa Fe

Más noticias