Fue reelecto con el 100% de los votos, está condenado, pero podrá asumir igual

Abel Natalio Lattanzi, intendente de Unidos logró la reelección en la ciudad de Rufino, en el sur de la provincia de Santa Fe. En julio ganó las Paso y en agosto fue condenado a dos años de prisión condicional e inhabilitación perpetua por negociaciones incompatibles.

Parece una serie de ficción, pero es real. Combina política y justicia. El domingo, en las elecciones generales de Santa Fe, Abel Lattanzi, dirigente de Juntos por el Cambio, logró ser reelecto como intendente de Rufino, pequeña ciudad del sur provincial, al obtener el 100% de los votos.

La primera particularidad es que no tuvo competidor, fue el único candidato que se presentó luego de ganar las Paso. La segunda, y más importante, es que en agosto la Justicia lo condenó e inhabilitó para ejercer cargos públicos, pero igual puede continuar en el cargo hasta que la sentencia quede firme.

Rufino es una pequeña ciudad de 20 mil habitantes, ubicada al sudoeste de la provincia de Santa Fe, en el departamento General López, en el límite tripartito con Córdoba y Buenos Aires. Desde el 2019 es conducida por Abel Natalio Lattanzi, un dirigente del PRO que compitió dentro del frente Unidos para Cambiar Santa Fe y que el domingo logró la reelección a partir del apoyo de 7.006 votos, según datos del escrutinio provisorio.

La victoria de Lattanzi era cantada: en una situación muy poco frecuente, no debió superar a ningún otro competidor. En las elecciones generales de este domingo, en Rufino, 16.619 electores estuvieron habilitados para sufragar de los cuales 8.825 votaron en la categoría intendente: Lattanzi logró 7.006 (79%) mientras que 1819 (20.61%) lo hicieron en blanco y 406 fueron anulados. La participación electoral fue muy escasa y solo alcanzó al 56%.

Quién es Abel Lattanzi, el intendente que fue reelecto a pesar de estar condenado

Según describe en la web de la Municipalidad de Rufino, Abel Lattanzi «es mecánico, transportista, electricista, chapista, pintor, albañil, planchador, arenador, empresario y político, pero por sobre todas las cosas, un gran trabajador». Finalizó la escuela secundaria a los 37 años y con el objetivo de seguir creciendo se inició en la actividad agropecuaria, lo que lo llevó a defender al sector participando en la protesta contra la Resolución 125, conflicto que se dio durante la gestión de la expresidenta Cristina Kirchner.

En las Paso de julio, Abel Lattanzi se había impuesto frente al concejal, Federico Carballeira, por una diferencia de 400 votos y a partir de eso el camino quedó allanado para la continuidad en el gobierno. En aquella oportunidad, a modo de agradecimiento, sorteo su suéter rojo entre los vecinos. “Quiero contarles que al igual que en 2019, voy a sortear mi suéter rojo. Me acompañó durante toda la campaña y ahora quiero que lo tengas vos, para agradecerte por tu acompañamiento”, posteó en su perfil oficial de Facebook el intendente.

Abel Lattanzi comenzó su participación activa en la política en el 2011 cuando se presentó como candidato a intendente y cosechó el 31% de los votos. Dos años después, en el 2013, encabezó la lista de candidatos a Concejales de Unión PRO y logró el 54% de respaldo. La frenética carrera electoral continuó en el 2015 cuando ganó la intendencia con el apoyo del 56% de los rufinense y a partir de allí hilvano tres victorias consecutivas.

En mayo, el intendente de Rufino fue agredido durante una protesta sindical. El jefe comunal recibió “golpes, patadas, palos y trompadas” en todo el cuerpo cuando intentaba ingresar a la Municipalidad. Los trabajadores reclamaban la falta de asignaciones familiares y aducían que existen problemas con la obra social provincial.

La condena judicial

Pocas semanas después de las Paso provinciales, a comienzos de agosto, Abel Lattanzi recibió la peor noticia de parte de la Justicia. Fue condenado a dos años de prisión e inhabilitación perpetua para ejercer cargos públicos al haber sido encontrado culpable en una causa donde era investigado por “negociaciones incompatibles con la función pública”. Del mismo modo, su esposa Marisol Raspo fue condenada a un año y tres meses en calidad de partícipe necesaria.

La causa tiene que ver con una licitación pública para el traslado de piedra por un monto superior a los 3 millones de pesos, en 2016, cuando el intendente se presentó con una empresa familiar que pertenecía a su esposa. Ante la denuncia realizada por los concejales, Lattanzi tomó la decisión de retirar a la empresa de la licitación y luego lo utilizó como argumento para sostener su inocencia. Sin embargo, el fallo determinó la culpabilidad.

De todas maneras, Lattanzi continúa al frente de la Municipalidad de Rufino debido a que apeló el fallo y ahora deberá ser revisado por la Cámara de Apelaciones de Venado Tuerto y, según lo que se resuelva en allí, el trámite podría continuar en instancias superiores como la Corte Suprema de Santa Fe y de la Nación.

«No descansaré hasta probar definitivamente mi inocencia”, sostuvo Lattanzi, en su momento, tras conocerse el fallo. Y agregó: “La verdad siempre triunfa y nada va a impedir que siga siendo Intendente de Rufino”.

Por lo tanto, hasta tanto no quede firme la sentencia, Lattanzi podrá seguir ejerciendo el cargo de intendente al que accedió en diciembre de 2015, fue reelecto en 2019 y nuevamente el último domingo.

Fuente: Aire de Santa Fe