Fernando Funes: de profesión basquetbolista

Oriundo de Córdoba y Sastrense por adopción, eligió el básquet como modo de vida. Es uno de los 50 goleadores históricos de la Liga Nacional, y mientras tira sus últimos lanzamientos, disfruta de su familia ya alejado del profesionalismo.

Fernando Funes trabajó toda su vida de basquetbolista. Esa es su profesión, la misma que lo llevó a recorrer el país de punta a punta y estar en el extranjero. El deporte de la pelota naranja le dio todo y todavía hoy – con 39 años – disfruta de su labor mientras descubre una nueva faceta: la de entrenador. Atento y cordial, recibe a El Impreso del Oeste en una charla para conocer su perfil deportivo.

Para ser basquetbolista no hay requisitos, cualquiera lo podría ser, sin embargo para dedicarse de manera profesional existen una serie de exigencias y condiciones. “Ferfu” las tuvo y pudo sostenerlas durante casi 20 años. Su carrera tuvo de todo, pero el inicio en la actividad fue frenético: de la nada al todo en solo 5 años. “Comencé a los 13 en Ateneo de Santa Rosa de Río Primero, el club de mi pueblo. Antes jugaba al fútbol con amigos, pero alguien me dijo que por la altura tenía que hacer básquet”. Su camino estaba marcado – 1.87 de estatura con solo 13 años – pero no había tenido contacto con la pelota – la protagonista principal de la disciplina – sin categoría formativa, sin las bases, pero con la pasión y el empeño en algo que según él “le había picado el bichito en sus primeros entrenamientos”. De Ateneo Juvenil Acción saltó por contacto a través de su entrenador a Hindú de Córdoba – uno de los históricos de la capital cordobesa – y de ahí con 17 años llegó a Atenas de Córdoba, el equipo más laureado de la Argentina .

Volcala: Fernando Funes en el Club Hindú de Córdoba

Debutó en la Liga Nacional de Básquet un 26 de enero de 2001 en un partido frente a Peñarol de Mar del Plata y desde ese día pudo mantenerse en la máxima categoría durante dos décadas. Más allá de las aptitudes físicas, técnicas, el talento personal y sus atributos físicos (1.94 de altura), su potencial también estuvo en buscar un equilibrio mental con una meta, un objetivo: el de llegar y sostenerse en la elite. En un deporte de mucha competitividad con alta rotación de equipos y jugadores, y el alero cordobés fue parte desde el 2001 hasta el 2018. En el medio pasó de todo.

Fernando Funes en Atenas de Córdoba. Desde la banca mira «Pichi» Campana.

Si la historia hay que contarla de forma cronológica, siendo jugador del “Griego” fue campeón de la Liga Nacional en las temporadas 01/02 y 02/03, y ese año ganó el concurso de volcadas en el “Juego de las Estrellas” siendo el tercer jugador de Atenas en lograrlo después de Fabricio Oberto (1995) y Leandro Torito Palladino (1996). También fue elegido como el jugador de Mayor Progreso en la temporada 03/04. En el mítico Atenas se dio el lujo de ser compañero de Héctor “Pichi” Campana y Marcelo Milanesio, dos de los grandes referentes del básquet con los que también compartió títulos. Quizás por la trascendencia podríamos decir que la Liga Sudamericana 2004 fue de alto impacto cuando Atenas le ganó al poderoso Uberlandia en Brasil la final en una serie 3 a 2 y en el último instante. En el juego inicial Funes fue clave y aportó 26 puntos.

Atenas campeón de la Liga Sudamericana 2004

Todo ese andar le abrió la posibilidad de ser sparring de la Selecciona Argentina – más conocida como Generación Dorada – en el año 2004 previo a la presea dorada de los Juegos Olímpicos donde recuerda con alegría esos días. “Compartir entrenamiento con jugadores como Ginobili, Nocioni, Oberto, Scola, Sconochini, Sánchez y el DT Magnano lo guardo entre los recuerdos más hermosos que me dio esta profesión”, contó son una sonrisa marcada.

Uno seis años después también gozó de vestir la camiseta de la selección nacional y fue parte de una serie de amistosos con Chile. En ese 2010, y cuando ya había pasado por Boca Junior en dos etapas, Belgrano de San Nicolás y Lanús, se subió a un avión para tener su experiencia internacional. Su destino fue Venezuela para defender los colores de Trotamundos en la ciudad de Valencia, estado de Carabobo. El equipo más grande de ese país lo había convocado para sumarse a la plantilla. Era el tercer argentino en jugar en el equipo más laureado de ese país tras los pasos de Román González (2007) y Facundo Sucatzky (2008).

«Ferfu» tuvo dos etapas en Boca Juniors siendo parte de la LNB.

En la elite nacional también pasó por Gimnasia y Esgrima (Comodoro Rivadavia), Central Entrerriano (Gualeguaychú), Argentino de Junín en dos etapas, Quimsa (Santiago del Estero) y Comunicaciones (Corrientes). Con todo esto accedió a jugar certámenes nacionales e internacionales (Con Atenas y Boca) y realizar una carrera brillante en la competencia más importante de Sudamérica. Además tiene un registro de 7.073 puntos en la LNB siendo parte del Top 50 de goleadores históricos de liga. Cruzó la barrera de los 7 mil en abril del 2018 después de convertirle 18 puntos a Bahía Basket  y pasar a estar en el puesto 44 de los máximos goleadores históricos.

En los últimos años fue parte de Comunicaciones de Mercedes en Corrientes.

Después de esa temporada hubo una vuelta a Lanús, un paso por Pergamino, y la llegada a Atlético Sastre, donde toda una institución lo esperaba con los brazos abiertos no solo para ser jugador. Hoy – además de defender los colores de la AKD – está al frente del equipo U14. “Lo de ser entrenador surge en los últimos años de mi carrera, pensando en lo que quería hacer después del retiro, y uno que ha vivido del básquet toda la vida quería seguir involucrado”. Por eso comenzó a prepararse, asumió el desafío de hacer el curso ENEBA para entrenadores y al tiempo le llegó la propuesta para dirigir la U14. “Lo tomé como una nueva experiencia, quería saber que se sentía estar del otro lado y la verdad que me gustó mucho, creo que voy a seguir un año más”. En su primera temporada como DT se quedó con los títulos Apertura y Clausura del Oeste Santafesino y esa faceta le dio algo diferente en su vida “Es una adrenalina distinta a la que siento como jugador, la verdad que es una sensación muy linda y quiero seguir ligado”. Sin embargo no mira mucho más allá y disfruta cada jornada de partido y entrenamiento. “No sé si voy a hacer carrera como profe, todavía no lo tengo definido, trato de vivir el día a día sin pensar que puede pasar más adelante, por el momento estoy bien y feliz, me gusta la faceta de coach y quiero seguir con las categorías formativas”. Por ahora nada mal, una buena cantidad de jugadores y 2 títulos ganados de 2 jugados.

Sastre, una elección familiar

Después de recorrer el país en los cuatro puntos cardinales, la elección para echar raíces fue Sastre, en el centro oeste santafesino. “Siempre nos pareció un lindo lugar para erradicarnos, acá tenemos familia y amigos, pero sobre todas las cosas lo que pusimos en la balanza junto a Daniela (Esposa) fue la tranquilidad y la seguridad que hay en esta ciudad”, y agregó sus vivencias personales “Viajamos mucho, conocimos distintas grandes ciudades y nunca nos encontramos, el miedo a salir y que pase algo, distintos motivos, queríamos algo tranquilo para nuestros hijos Alma (10) y Francisco (8), por eso elegimos Sastre”.

En familia: Ferfu, Daniela, Alma y Francisco

El básquet te da y te quita

Disfrutando de su presente y en los últimos años de actividad no se recrimina ninguna de las decisiones que tomó. “No me reprocho nada en la carrera, todas las decisiones que tomé las pensé en base a mi bienestar y el futuro de mi familia, y si bien me tocó en muchos momentos estar lejos y extrañar, lo hice por ellos también”. El cordobés es además un agradecido con el legado que le deja su profesión. “El básquet me dejó muchos amigos, gracias a dios tengo muchas amistades y me sigo comunicando con ellos”, y valora cada cosa que experimentó en el camino “De todo lo que aprendí la verdad que valoro mucho el trabajo grupal y eso me lo dio los 20 años de carrera. El poder identificar y saber cómo manejarse en las buenas y en las malas, las formas de trabajar, a eso le doy valor”.

Como coach fue campeón del Apertura y Clausuar de la ACBOS con la categória U14 de Atlético Sastre.

Con más de 750 partidos en la LNB y otros tantos internacionales, el agregado de los juegos en el Torneo Federal y distintas selecciones provinciales, ha tenido gran una carrera a lo largo de los años. Su presente lo tiene en Atlético Sastre siendo parte de la ACBOS y el Torneo Provincial, pero esa es otra historia que la seguirá escribiendo en el 2023.

Fernando Funes sigue escribiendo su página con Atlético Sastre en el certamen del Oeste Santafesino y la Liga Provincial de Santa Fe.