Estiman que ya murieron 3000 vacas por la sequía en Santa Fe

Además, el fenómeno, que lleva ya más de tres años, está causando estragos en la reproducción de especies ictícolas, afirmaron organizaciones ecologistas.

Mientras la extrema sequía causó la mortandad de miles de cabezas de ganado y pérdidas de cosechas, y dejó secos cauces de arroyos y lagunas en Santa Fe, la pronunciada bajante del río Paraná está causando estragos en la reproducción de especies ictícolas, afirmaron organizaciones ecologistas.

La prolongada ausencia de lluvias en toda la provincia es una situación de “extrema gravedad”, según lo definió recientemente el ministro de la Producción de Santa Fe, Daniel Costamagna.

Si bien el funcionario admitió no tener cifras precisas sobre la mortandad de animales, estimó que al menos “unas 3 mil cabezas de ganado” ya se perdieron por la extrema sequía en el norte santafesino. Incluso, Costamagna dijo que el escenario “es similar al observado en 2008-2009″ cuando en esa jurisdicción «murieron unos 10 mil bovinos”.

Además, a fines de noviembre último, por las elevadas temperaturas y sequía, productores de soja de primera, del centro y norte provincial, se vieron forzados a paralizar los trabajos de siembra por falta de humedad en los suelos.

Otra de las consecuencias por la sequía que castiga desde hace meses a esta región es que los arroyos, riachos y lagunas comenzaron a secarse.

“El arroyo del Medio, límite natural entre Santa Fe y Buenos Aires, luce con su cauce seco y lo mismo se observa en las lagunas de El Palmar y Cristal, en el departamento Vera, en el norte santafesino”, dijeron a la agencia nacional de noticias Télam voceros de la organización ecologista de Rosario «El Paraná No se Toca».

En tanto, la sequía, el intenso calor y la bajante del Paraná “también están causando estragos en la fauna ictícola del río”, reveló Pablo Cantador, El Paraná no se toca.

Fuente: LT9