El socialismo le pide a Perotti que abra el diálogo sobre elecciones

El socialismo le solicita al gobernador que convoque a los partidos para hablar acerca de los comicios. También reclama que se pronuncie sobre las Paso

En medio de un clima tenso en la escena nacional por la presión de los gobernadores peronistas para que se suspendan las Paso, el socialismo le pide al gobernador Omar Perotti que convoque a las fuerzas políticas a dialogar sobre la fecha de las elecciones y que fije su posición respecto de las primarias.

A través de una carta presentada ayer en la Casa Gris y que lleva las firmas del secretario general del Partido Socialista (PS) de Santa Fe, Enrique Estévez, y la secretaria adjunta, Laura Mondino, el socialismo le solicita al mandatario provincial “que tenga a bien convocar a todos los partidos políticos con representación parlamentaria a los fines de intercambiar opiniones sobre la forma y los tiempos del próximo proceso electoral” en el distrito.

La Constitución santafesina establece que el Poder Ejecutivo fija la fecha de las elecciones pero le da una ventana de tiempo para hacerlo.

Los comicios para gobernador deben realizarse entre tres y seis meses antes del traspaso de mando. Es decir, entre junio y septiembre.

Después del retorno de la democracia las elecciones se realizaron el primer domingo de septiembre (excepto en 1999, cuando se movieron a agosto) pero con la introducción de las primarias y la llegada al poder del Frente Progresista el cronograma se adelantó.

En 2011, las Paso se desarrollaron en mayo y las generales en julio, y en 2015 y 2019 se trasladaron a abril y junio. Sin embargo, en este momento no es la fecha lo que más preocupa en el campamento socialista.

En el partido de la rosa observan con atención los movimientos de los gobernadores peronistas, que activaron una ofensiva para poner a las Paso en el freezer o, directamente, mandarlas al tacho de basura.

El menú de argumentos es variado. Incluye desde el costo económico hasta el por qué se tiene que obligar a la ciudadanía a intervenir en la vida interna de los partidos políticos.

Una curiosidad: algunos de los que salieron a jugar fuerte contra las Paso son los legisladores nacionales que responden al gobernador cordobés, Juan Schiaretti, quien coquetea con una candidatura presidencial y sondea al radicalismo y al socialismo para acompañarlo en su travesía por el sendero del centro.

Schiaretti se ubica con el Frente de Izquierda y los libertarios en el lote de los espacios que se beneficiarían con la suspensión de las Paso.

Es que las primarias funcionan en los hechos como una primera vuelta y en las generales pesa el voto estratégico: los electores se tientan con abandonar a las fuerzas más pequeñas e inclinarse por los partidos o coaliciones que cosecharon más votos.

Acuerdos

Lo cierto es que en el PS le reclaman a Perotti que fije su posición sobre las Paso nacionales y que “no se suba a un debate demagógico en Santa Fe”.

Las chances cada vez mayores de que se suspendan las Paso a nivel nacional -por lo menos, por el poroteo en ambas Cámaras- caen casi a cero en la Legislatura santafesina.

Más allá de la mayoría que logró reunificar el peronismo en el Senado, en la Cámara baja provincial el justicialismo sólo controla ocho bancas sobre cincuenta. Ni socialistas ni radicales piensan dar los votos para retocar el sistema electoral.

“En Santa Fe las Paso son un acuerdo político de cuando el PJ tenía mayoría en ambas Cámaras para salir de la ley de lemas. No podemos volver para atrás”, dicen desde el PS.

Sin embargo, en el debate sobre las Paso también juegan cuestiones bien prácticas.

Al igual que Juntos por el Cambio en el plano nacional, en la provincia la UCR, el PS, el PRO, el javkinismo y otros partidos que negocian el armado de un frente opositor necesitan las Paso para medir la fuerza de cada uno, legitimar a los candidatos y unir lo que sin primarias sería mucho más difícil de soldar.