Con el nacimiento a la par de la ciudad, la institución más antigua de Sastre sigue en pie

Con el nacimiento a la par de la ciudad, la institución más antigua de Sastre sigue en pie

La Sociedad Italiana conmemoró sus 130 años de vida este pasado miércoles. Aunque la fecha de fundación data del 28 de junio, la pandemia había postergado los actos a mediados de año. Creada por los primeros inmigrantes que se afincaron en estas tierras, la entidad fue mutando y hoy cumple un rol social y cultural.

Finalmente la institución más antigua de la ciudad de Sastre celebró sus 130 años de vida. Postergados por la pandemia, la Sociedad Italiana aguardaba las flexibilizaciones desde el 28 de junio – fecha de fundación – para realizar el acto formal de sus festejos. Y todo se desarrolló cuando comenzaba a caer el sol en la tarde de este último miércoles en la céntrica sala “Monticello D’Alba”. Antes, se descubrió una placa sobre el edificio frente a Plaza Independencia. Se homenajeó a los únicos dos italianos residentes en la cabecera departamental, Sergio Pasquali y Jorge Basílico – reconocimiento otorgado por el Comité de Italianos en el extranjero -.

La compleja situación epidemiológica había pospuesto los festejos de la Sociedad Italiana a mediados de 2021 en un año especial para la institución y sus directivos. Es que se conmemoraron 130 años desde aquella fundación por los primeros inmigrantes del país europeo que se afincaron en estas tierras del centro oeste santafesino. “No podíamos dejar de pasar por alto estos 130 años a pesar de la pandemia. Queríamos dejar este pequeño homenaje para aquellos pequeños pioneros que pusieron su grano de arena en esta institución”, sostuvo Félix Redolfi, presidente de la institución, durante su discurso en el acto de celebración.

Luego del descubrimiento de la placa sobre el emblemático edificio, todo se trasladó a la sala “Monticello D’Alba”, donde llegó el momento más emotivo de la tarde. Sergio Pasquali y Jorge Basílico, los únicos italianos residentes en la ciudad, fueron reconocidos y homenajeados con la entrega de medallas. En e lugar, ambos hicieron una breve reseña recordando el momento en el cual cruzaron junto a sus padres el Océano embarcados en un navío hasta radicarse en la ciudad de Sastre.

Un poco de historia

Las prácticas asociativistas en Argentina se iniciaron a partir de la llegada de los primeros inmigrantes italianos, quienes generaron un amplio número de instituciones con diversos objetivos pero sin perder el horizonte de fomentar la ayuda recíproca entre quienes habían llegado desde el extranjero y sus familias. Así, y a sólo 5 años de la fundación de la ciudad de Sastre, se creaba un 28 de junio de 1891 la Sociedad Italiana de Socorros Mutuos “Unión y Benevolencia”, la entidad más antigua de la cabecera del departamento San Martín.

Según los antiguos registros, la Sociedad Italiana de Sastre es la historia del pueblo, aunque no es posible describir con minuciosa precisión sus inicios ya que un incendio en el año 1929 convirtió en cenizas la primera sala, destruyendo sus archivos en casi su totalidad y dejando únicamente la fachada del edificio en condiciones.

El duro golpe no ahogó las esperanzas de los dirigentes de aquella época, quienes rápidamente reconstruyeron la sala principal. Fue un 18 de septiembre de 1905 cuando el gobierno provincial le otorgó la Personería Jurídica a la institución, basada en los principios del mutualismo y la unión de los inmigrantes que se asentaron en la ciudad para formar su hogar, forjando el bienestar y desarrollar su futuro.

En el inmueble, y a lo largo de su historia, funcionaron cines, bares, restaurantes y confiterías. Desde principios de la década de los 90, el emblemático edificio de Sociedad Italiana se transformó en una discoteca que funciona hasta la actualidad – pasando por diversas manos y cambios de nombres -. Primero fue Manhattan New Dance, luego se convirtió en El Cine Disco y actualmente bajo Lola Disco.

En noviembre de 2008 se cortó cintas en la actual sala de espectáculos “Monticello D’Alba”, un espacio con una capacidad para cerca de 240 personas, baños y camarines. Por allí pasan obras de teatro y disertaciones. También, entre 2007 y 2012, se proyectó un ciclo de Cine.

Más noticias