Ya hubo 178 femicidios en lo que va del año: 15 fueron en Santa Fe

Ya hubo 178 femicidios en lo que va del año: 15 fueron en Santa Fe

El dato se desprende de un informe elaborado por el Observatorio Mumalá. En Santa Fe, hubo quince femicidios en los ocho meses de 2019, de los cuales cinco ocurrieron en el mes de agosto.

Desde el 1 de enero hasta el 31 de agosto de 2019 se contabilizaron 178 femicidios en todo el territorio argentino, lo que representa un asesinato cada 32 horas, indicó un relevamiento del movimiento feminista Mumalá (Mujeres de la Matria Latinoamericana).

En diálogo con El Cuarto Poder, Sofía Botto, coordinadora provincial de MuMaLá Santa Fe, indicó que la cifra se sostiene respecto a años anteriores, y también se mantiene el período de tiempo que transcurre entre un femicidio y otro.

«Hay meses como agosto donde hubo varios femicidios: 15 femicidios en los primeros 8 meses en Santa Fe, y 5 de ellos se dieron en el mes de agosto. En general, los últimos meses del año suelen registrar números altos respecto a meses anteriores», informó.

Esta estadística, dice Botto, tiene que ver con la falta de un registro único a nivel nacional de violencia hacia las mujeres: «los datos que tendría que brindar la nación no están, entonces aparecemos (Mumalá) y generamos estos datos para visibilizar la violencia».

Del informe se desprende que 151 de las mujeres asesinadas era mayor de edad, 146 eran madres, y también se registraron 4 casos de travesticidios. Según el Observatorio Mumalá, el 30% de las víctimas fueron asesinadas por medio de un arma blanca y otro 26% que fueron atacadas con un arma de fuego, según el estudio que hace Mumalá a partir de la información publicada en los medios de comunicación locales. Otro 17% de las mujeres fueron asesinadas a golpes; un 13% más por asfixia, y un 8% más quemadas.

El estudio de Mumalá revela además que el 17% de las mujeres asesinadas habían denunciado a su agresor, y 2% tenían un dispositivo electrónico para pedir ayuda. Entre los agresores, 21% se suicidaron tras el feminicidio, y otro 5% lo intentaron. En paralelo, 7% de los victimarios pertenecían a alguna de las fuerzas de seguridad del país, y de ellos 60% eran policías.

En cuanto a las víctimas, 6% fueron abusadas sexualmente, y 4% estaban embarazadas. Casi la mitad de los homicidios, 45%, se cometieron en el hogar de la víctima, y otro 20% en el hogar compartido con el feminicida. Por otra parte, se informa que l 47% de las mujeres asesinadas tenían entre 19 y 40 años al momento de perder la vida.

Desde Mumalá se presentó un proyecto de declaración de emergencia nacional y sus integrantes siguen exigiendo que se liberen tobilleras electrónicas para los agresores, ya que los dispositivos que tiene hoy en día una mujer para defenderse -órdenes de restricción o botón de pánico-, siempre dependen de ellas que terminan siendo «guardianas de su propia seguridad».

«Son ellas las que tienen que presionar el botón y preocuparse porque esté cargado, o las que tienen que tener la orden de restricción y llevarla a la Cría. para que sepan que la tiene y le avisen al agresor que no puede acercarse, pero siguen siendo medidas donde la mujer tiene que tomar esta responsabilidad cuando tenemos la posibilidad de acceder a las tobilleras donde el monitoreo sea por parte del agresor», explicó.

Finalmente, Botto remarcó que la importancia de la aplicación de las tobilleras electrónicas en agresores radica en que muchos de ellos son «quebrantadores de las órdenes de restricción, y si no hay nadie que denuncie es muy difícil ver el grado de peligrosidad y la falta de responsabilidad a la hora de acatar una orden judicial. Pero hasta el momento se usan para otros delitos, y no para estos que son potencialmente mortales para las mujeres».

Fuente: LT10

Más noticias