“La reforma de la Carta Magna debilita al Poder Legislativo”

“La reforma de la Carta Magna debilita al Poder Legislativo”

El constitucionalista Rondina desgranó objeciones al proyecto oficial que acaba de ingresar a la Cámara de Diputados.

El constitucionalista Domingo Rondina objetó ayer algunos puntos del proyecto de reforma de la Carta Magna santafesina que el gobernador Miguel Lifschitz acaba de remitir a la Cámara de Diputados provincial. Según el letrado, la iniciativa oficial implica un riesgo de “empoderamiento del Ejecutivo que, en algunos aspectos, debilita al Legislativo”.

Mientras se define el recorrido parlamentario que tendrá el proyecto de ley, que Lifschitz presentará hoy a las organizaciones sociales (desde las 10, en la Casa Gris), el abogado advirtió: “A la idea de actualizar la Constitución provincial la usan para disminuir la importancia de la reforma, para que parezca algo más sencillo. Pero no es la actualización de una aplicación de un teléfono celular sino un proceso complejo técnicamente que requiere un buen trabajo jurídico, mucho consenso político, que no lo estamos viendo, y una discusión de cara a los santafesinos para convencerlos de que es necesaria esta etapa”.

“En ese sentido, la reforma constitucional no parece ser el problema central de la sociedad santafesina. De hecho, la gente se queja de problemas de gestión. Entonces, hay que ver cuáles son las necesidades de los habitantes de la provincia”, continuó Rondina, quien destacó que el “análisis complejo” que significan las posibles enmiendas a la Carta Magna “no será posible en los 40 días previstos para la Convención correspondiente, ampliable a otros 20”.

En lo que hace al contenido del proyecto, el letrado advirtió que “al modificar el artículo Nº 55 de la Legislatura, sin saber por qué, sostiene que hay que derogar el inciso 12, que establece la potestad de ese cuerpo para revisar los contratos que sella el Ejecutivo”.

“Ese mismo artículo establece la posibilidad de delegación legislativa, algo muy discutido en 1994, durante la reforma de la Constitución nacional y que trajo pésimas experiencias. Es decir: la Legislatura podría dictar una norma con muchos puntos a definir, los cuales serán delegados al gobernador para la decisión final”, ejemplificó.

Al respecto, Rondina subrayó: “En todo el texto de la reforma se aprecia la búsqueda de un enorme fortalecimiento del gobernador frente a la Legislatura y los organismos de control, además de la posibilidad de la reelección. Un proceso de empoderamiento del Ejecutivo que, en algunos aspectos, debilita al Legislativo”.

Entre las principales modificaciones que se le quieren aplicar a la Carta Magna santafesina, además de habilitar la reelección del gobernador por un período, está la limitación de la renovación en todos los cargos (sólo podrán completar dos períodos consecutivos), el ballottage (actualmente no tiene) y la provincialización de la EPE, Assa y la Caja de Jubilaciones.

Acerca de los límites a la renovación de cargos legislativos, el abogado señaló: “En el resto del mundo se impiden las reelecciones del Ejecutivo. La reelección de ese rey sin corona, como decía Juan Bautista Alberdi, genera el riesgo de tiranía”.

Por lo pronto, el proyecto oficial recién tendría estado parlamentario luego del 1º de mayo próximo (apertura del período de sesiones ordinarias). En las últimas horas se intensificaron los contactos entre el oficialismo y los jefes de los partidos aliados y opositores con el objetivo de allanarle la senda legislativa a la reforma.

Fuente: La Capital

Más noticias