La Organización Mundial de la Salud explica cómo hacer alcohol en gel casero

La Organización Mundial de la Salud explica cómo hacer alcohol en gel casero

Es para zonas donde hay faltantes, aunque insisten en que un buen lavado de manos con agua y jabón es prevención eficaz. El producto no es fácil de fabricar, por la precisión que debe cumplir en cuanto a las proporciones de los componentes. La OMS salió al cruce de las recetas que circulan.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) compartió una receta para hacer desinfectante de manos casero como respuesta al desabastecimiento de alcohol en gel en el mercado por el coronavirus que despertó una preocupación en todo el mundo. Las recomendaciones de los sanitaristas, sin embargo, es tratar de no intentar la elaboración propia, dada la precisión que hay que respetar para que el producto no genere complicaciones en vez de prevenir.

La OMS salió al cruce de las diferentes y poco confiables “recetas” que comenzaron a difundirse por redes sociales. Los especialistas sanitarios recomiendan no encarar la elaboración propia. Hay alternativas, explican: redoblar la responsabilidad a la hora de lavarse las manos profusamente, con agua y jabón.

El alcohol en gel casero no es fácil de producir. Si no se respetan las concentraciones, es probable que sea ineficiente o peor: que produzca alergia o dañe la piel. Los alcoholes en gel comerciales tienen proporciones controladas y estandarizadas.

La mayoría de las recetas caseras usan una mezcla de dos tercios de alcohol al 91 o al 96 por ciento con un tercio de gel de aloe vera. El problema es que aún así, es muy difícil controlar cómo se diluye el alcohol en el producto final, y también garantizarse que, por ejemplo, la mezcla no se contamine con bacterias.

Gel sanitizante
El gel sanitizante para manos se conoce también como gel antiséptico, gel antibacterial, alcohol en gel y gel limpiador bactericida. Es un antiséptico para lavarse las manos. Los principios activos en la mayoría de estos productos son alcohol isopropílico, etílico o propílico.

La cantidad de alcohol en su composición varía entre el 60 y el 70%. Se recomiendan una dosis de 3 a 10 mililitros (ml.) para ambas manos, frotando al menos por 30 segundos (palma con palma, entrelazando los dedos). Las manos están desinfectadas cuando el producto se seca. La estimación es que, así, se eliminan el 99,9% de las bacterias y virus. Antes de aplicar el gel, de todos modos, las manos deben limpiarse en forma convencional: si están sucias con grasa, por ejemplo, el producto no hace efecto.

Fuente: elciudadanoweb.com

Más noticias