En Santa Fe hay cada vez menos cabezas de ganado vacuno

En Santa Fe hay cada vez menos cabezas de ganado vacuno

Es por las inundaciones y el clima. La caída es del 10% desde 2013. En el total nacional, la participación cayó desde el 13% al 11,3%.

Aunque con preocupación por la liquidación de vientres, el stock bovino a nivel nacional muestra una recuperación. Sin embargo, las existencias de ganado en la provincia de Santa Fe vienen disminuyendo año a año desde 2013 y acumularon en 5 años una contracción de alrededor del 10%, al pasar de los 6,63 millones de cabezas en ese año a 6,08 millones en 2018.

“La principal diferencia entre la provincia y el total del país es la evolución en el número de vientres (vacas y vaquillonas), con una importante caída en la provincia, mientras que en el ámbito nacional crecen”, apunta un trabajo del Centro de Estudios y Servicios de la Bolsa de Comercio de Santa Fe que analiza el sector ganadero nacional y provincial.

La evolución del stock en la provincia es bien diferente según las zonas. En las que predominan las actividades de cría e invernada, fue en las que se registró la disminución de existencias. En el norte, que abarca la mayor parte de la ganadería provincial, los stocks vacunos disminuyeron un 10,6% en esos cinco años, mientras que en el centro esa caída fue del 12,7%. Del otro lado, en el sur, donde se encuentra gran parte del ganado para engorde a corral, los stocks crecieron un 4,3%.

“Las reiteradas inundaciones que vienen ocurriendo desde 2015 en los departamentos norteños colocan al sector ganadero en una situación de vulnerabilidad”, apunta el trabajo del CES. “Los fenómenos climáticos -añade- han provocado pérdida de cabezas, necesidades de movimiento de hacienda y dificultades para la producción de pasturas”.

El reporte apunta que según un informe reciente del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), Santa Fe cuenta con alrededor de 13 millones de hectáreas, de las cuales el 31,5% son de aptitud exclusivamente ganadera y otro 32,4% son de aptitud mixta (agrícola-ganadera).

El análisis del Centro de Estudios de la Bolsa de Santa Fe coincide con la preocupación que muestran otros expertos en cuanto al peligro de que el sector ganadero esté entrando nuevamente en un ciclo de liquidación de vientres. Y advierte que “no se han desarrollado medidas gubernamentales ni tampoco desde las entidades del sector para evitarlo”.

PRINCIPALES DATOS Y CONCLUSIONES

El informe del CES sintetiza también otros datos y conclusiones:

  • En base a datos de la Secretaría de Agroindustria de la Nación, a marzo de 2019 en todo el territorio nacional hay un stock total de casi 54 millones de cabezas de bovinos.
  • Al contrario a lo sucedido en años anteriores, durante el último año se observa una disminución en el número de vientres (vacas y vaquillonas).
  • La participación de hembras en faena se encuentra, en los primeros meses de 2019, alrededor del 50%, nivel históricamente alto. Este ratio fue de 45,5% en 2018 y 42,9 durante 2017. Existe preocupación en el sector, ya que podría haberse entrado en una etapa de liquidación de vientres.
  • La faena de bovinos a nivel nacional creció en los últimos años: la producción total de carne bovina aumentó 7,6 en 2017 y 7,8% en 2018; con el consumo interno estancado desde 2013, el impulso lo dio el crecimiento de la demanda externa.
  • Las exportaciones del rubro carnes y sus preparados crecieron un 56,7% en 2018 respecto 2019, según datos de INDEC.
  • Las existencias de ganado bovino en Santa Fe representan actualmente un 11,3% del total de cabezas existentes en el territorio nacional, cuando llegaban al 13,0% en 2013.
  • El número de vientres (categorías vacas y vaquillonas) se encuentra en disminución año a año desde 2014 en Santa Fe, en contraposición a lo ocurrido en Argentina, donde hubo un crecimiento sostenido entre 2011 y 2018.
  • En 2018, la faena en Santa Fe representó el 17,1% del total faenado a nivel nacional, con 2.292.189 cabezas, mostrando un aumento del 11,5% respecto 2017.
  • La recesión y las altas tasas de interés dificultan la situación de los productores, que deben liquidar existencias para cubrir sus necesidades de financiamiento. Eso se acentúa en las zonas más golpeadas por inclemencias climáticas. En este contexto -apunta el informe-, es importante que se tomen medidas para evitar que se consolide un nuevo ciclo de liquidación de vientres que podría frenar la capacidad de la industria para cubrir la creciente demanda.

Fuente: Infocampo

Más noticias