Revés a comercio de capitales bolivianos: prohíben apertura de locales por 6 meses

Por unanimidad y sobre tablas, el Concejo aprobó una ordenanza en la sesión del jueves que prohíbe la instalación de cualquier tipo de negocios.

Por unanimidad, concejales aprobaron una ordenanza ayer por la noche que suspende la habilitación por 180 días de cualquier comercio en la ciudad. Así las cosas, la apertura del negocio de capitales bolivianos que pretendía instalarse en el centro de la ciudad quedó prohibida. Ahora la pelota pasó a las manos de la intendente, María del Carmen Amero de Brunazzo, quien debe mediante un decreto, promulgar la normativa. Mariano Díaz, titular del inmueble, podría iniciar un reclamo por daños económicos y avanzar con acciones legales.

Después de la polémica que se generó en las últimas horas por el reclamo de comerciantes sastrenses que pedían restricciones para habilitar nuevos negocios tras la posible llegada de un local de capitales bolivianos al centro de la ciudad, en la sesión ordinaria de anoche el Concejo le dio un revés al futuro negocio.

Unos 20 comerciantes se hicieron presentes en el recinto y ediles, sobre tablas y por unanimidad, aprobaron una ordenanza por la cual suspendió por 6 meses la habilitación de nuevos locales. La normativa pasó al Ejecutivo y la intendente deberá promulgar la regulación mediante un decreto o vetarla. En caso que transcurran 10 días y no exista ningún pronunciamiento, la regulación quedará firme tal cual salió de la sala “Raúl Cragnolino”.

Sin embargo, y más allá de la conformidad de comerciantes al término de la sesión, hay quienes aseguraron fuera del recinto que sostener este tipo de regulación es inviable por tratarse de una normativa “inconstitucional que atenta contra el libre comercio”.

Además, quedó la puerta abierta para que el titular del inmueble, Mariano Díaz, avance con acciones judiciales por daños económicos. En diálogo con este medio, había precisado que en caso de que el Municipio trabe la apertura, avanzaría en la Justicia.

Cabe recordar que en el mes de mayo del 2016 el intendente de San Jorge, Enrique Marucci, había firmado un decreto que prohibía la apertura de nuevos comercios por seis meses – algo similar a lo que ocurre en Sastre actualmente -. Sin embargo, la ordenanza quedó sin efecto al mes de puesta en vigencia.

Con todo para abrir la semana próxima

El reclamo de comerciantes sastrenses para evitar la instalación de un comercio de capitales bolivianos en el centro de la ciudad desató la polémica. Propietarios de negocios juntaron firmas y elevaron el pedido al Concejo y al Municipio. “Yo no estoy en contra de nadie. Pero hice una inversión muy grande y me veo perjudicado”, sostuvo Mariano Díaz, titular del inmueble donde llegaría la tienda de ropa, en diálogo con Maldito Despertador – programa que se emite de lunes a viernes de 9 a 12 por Radio Cronos FM 107.1 -. Además precisó que se abrirá una tienda de ropa. “El contrato está firmado e inaugurará, posiblemente, la semana que viene”.

Ni el Concejo ni el Ejecutivo tomaron alguna medida hasta el momento, pero las innumerables voces que se sumaron al debate abrieron la discusión. ¿Está bien regular la llegada de nuevos negocios a la ciudad? La intención de comerciantes es restringir a través de algunas normativas la apertura de nuevos locales. De echo una de las primeras propuestas fue fijar un tiempo mínimo de residencia en Sastre para habilitar la apertura.

Y la respuesta no tardó en llegar, por lo menos por parte del titular del inmueble ubicado en el centro de la ciudad. “Esto no está hecho en contra de nadie. Hice una inversión muy grande y me encuentro que en Sastre no lo puedo alquilar como local porque le molesta a todo el mundo”, explicó Díaz.

En tanto, evacuó las dudas que circulaban en torno a quienes buscan desembarcar frente a Plaza Independencia. Se trata de capitales bolivianos que montarán una tienda de ropa. Además, anticipó que ya pagaron un mes de alquiler adelantado y abrirían la semana que viene. “Van a tener que ir a pedir la habilitación municipal y habrá que ver si le ponen trabas o no. Si no los dejan abrir, iré yo legalmente contra la Municipalidad con todas las fuerzas que deba ir”, sentenció.

Díaz señaló también que se discuten varias cuestiones de fondo pero, la realidad, marca cierto “racismo”. “Se hablan de capitales extranjeros, pero el problema es que son bolivianos o peruanos. Ahora, si yo era el que ponía un negocio de ropa nadie decía nada”, indicó.

En otro orden, el dueño del local ubicado sobre calle Jorge Ortíz aseguró que la apertura de nuevos comercios es una medida de regular los precios en una localidad.
Para finalizar, Díaz explicó que en 2016 se le había caído un negocio en ese mismo lugar por una prohibición del Ejecutivo. En aquel momento, capitales chinos tenían intenciones de montar un supermercado. Pero una ordenanza dejó sin efecto el negocio. “Si bien esto se fundamenta en la protección del comercio local, yo hice una inversión gigante”.

Más noticias