“Me motiva la idea de cumplir con un propósito mayor que yo”

“Me motiva la idea de cumplir con un propósito mayor que yo”

Agustina Ardisana, un claro ejemplo de “querer es poder”, se animó a dejar todo y recorrer el mundo con un único objetivo: darle una mano a los más necesitados de manera desinteresada. Dedicación humanitaria y sus nuevos proyectos, en una nota a solas con bumerangnews.com.

Luego de describir parte de su vida no del todo satisfecha, la joven de San Vicente apostó por un cambio rotundo y decidió emprender un viaje alrededor del globo. ¿La idea? Ayudar a los más necesitados de manera solidaria. Ahora, con experiencia en la materia, permanecerá en Argentina durante algunos meses y dictará talleres para viajeros. La vuelta al mundo de la mano del voluntariado. “Es demasiada la felicidad saber que uno termina haciendo lo que le gusta, pero es una medida muy arriesgada que se debe calcular cuidadosamente”, aclaró y en diálogo con bumerangnews.com.

La joven de San Vicente se involucró con diferentes ONG mundiales y recorrió Sudáfrica, Tanzania, Kenia, Estados Unidos, México, Perú y Costa Rica haciendo voluntariados. Con cancha en la materia, tomó la decisión de armar un proyecto personal para transmitir su experiencia y que los demás puedan replicar su forma de vida. “Planeo quedarme en Argentina en un plazo de dos o tres meses. Estoy poniendo en funcionamiento unos talleres teóricos y prácticos, que se llegarán a presentar en la ciudad de Rosario, San Vicente y Río Cuarto. La idea es contar ciertos conocimientos, maneras o formas para ayudar en el desempeño del voluntariado y poder enfrentar cualquier reto que se llegue a presentar. Daremos a conocer herramientas útiles para financiar un viaje, eligiendo un destino sin errar y teniendo en cuenta los tópicos o deseos de cada demandante”, explicó Ardisana.

Con mañas y hábitos adquiridos en los últimos años fuera del país, la joven viajera destacó la importancia de elegir correctamente las instituciones a trabajar teniendo en cuenta el país, la situación económica y las inconveniencias que se puedan llegar a presentarse durante el trayecto. “Hoy en día, gracias a los medios de comunicación y las redes sociales, se puede llegar a interiorizarse fácilmente en el tema y acceder rápidamente en cualquier aspecto de incertidumbre que se genere.”, afirmó.

Particularmente, los miedos que se le presentaron fueron relacionados al entorno económico. Cambiar de un trabajo estable con un ingreso fijo a saber que se debe mantener con lo obtenido en un país diferente, fue una decisión trascendental en todas sus miradas. El terror a lo desconocido y a los replanteos de estar seguro de la autonomía de sí mismo son otros de los factores que juegan a la hora de escoger un destino, pero no deben lograr desviar la posibilidad de cambiar algún aspecto, aunque sea mínimo, en la vida de otra persona.

“Cada organización en la cual participé tiene sus propias características, reglas y diplomacias. Si bien terminan teniendo los mismos objetivos, el servir a la humanidad y a respaldar sus derechos se caracterizan por mantener métodos, capacidades, accesos, personalidades y recursos que la distinguen de las demás.” indicó.

Si bien comúnmente se eligen organizaciones para desempeñarse, no siempre debe ser de esa manera. Ardisana ha participado en instituciones, hospitales y escuelas. Sus elecciones se basan según la existencia de conveniencias mutuas. Que la entidad busque voluntariados con sus características y a la vez, que a ella le termine conviniendo económicamente el país.

Además, confesó que la principal característica que debe tener cualquier persona con ansias de ser parte, es la de disponer su tiempo sin ninguna retribución a cambio. De ahí se van trazando nuevos caminos que llegan a componer una red, de dar y recibir, de ayudar y ser ayudado.

Un aspecto negativo que conserva el trabajo voluntario se encuentra ligado con la masividad, ya que como existe un gran número de personas que desean colaborar sin ninguna intención más que la de apoyar a los demás, también se encuentra un alto rango de aquellas que tienen expectativas personales que terminan siendo propagadas por las redes sociales. África es una de las víctimas de la exhibición. Los niños ya comienzan a formar parte de una especie de círculo vicioso donde se crea una superstición de hombre blanco, superhéroe y salvador.

“El voluntariado se trata de aportar al otro, a la humanidad, pero no de una forma consumista o materialista, sino más bien como lo que verdaderamente debería importar en el mundo, en el bienestar emocional y físico como personas humanas que portan derechos a ser libres y felices”, finalizó.

Por Dana Vázquez

Más noticias