Malvinas 35 años después: El testimonio de un ex combatiente

Malvinas 35 años después: El testimonio de un ex combatiente

En medio de una crisis política, económica y social, la dictadura cívico-militar, como un manotazo de ahogado, invadió por sorpresa las Malvinas. Aquel 2 de abril, en una madrugada fría, las Fuerzas Armadas argentinas desembarcaron en tierras firmes. El acontecimiento, mientras la Dictadura intentaba fortalecer su poder ante un desgaste inevitable, tuvo su reflejo en

En medio de una crisis política, económica y social, la dictadura cívico-militar, como un manotazo de ahogado, invadió por sorpresa las Malvinas. Aquel 2 de abril, en una madrugada fría, las Fuerzas Armadas argentinas desembarcaron en tierras firmes. El acontecimiento, mientras la Dictadura intentaba fortalecer su poder ante un desgaste inevitable, tuvo su reflejo en la Plaza de Mayo donde miles de argentinos festejaron la “recuperación” de las islas. “Para nosotros es siempre 2 de abril. Es un recuerdo permanente”, relató Juan Canavese, excombatiente, en diálogo con Maldito Despertador – programa que se emite por Radio Cronos FM 107.1 de lunes a viernes de 9 a 12 –.

0402-malvinas

Canavese es de San Vicente y forma parte del Centro y Museo de ex combatientes de Malvinas de Rafaela – entidad que agrupa personas del departamento Castellanos que estuvieron presentes en el conflicto bélico –. Los recuerdos de aquellos 74 días que duró la guerra y dejó 649 argentinos muertos – del cual se cumplen 35 años – perdurarán por el resto de su vida.

El ex combatiente recordó que durante la primera década posterior al enfrentamiento con las tropas británicas “nadie nos tuvo en cuenta, ni la gente ni los gobiernos. Muchos de los soldados no consiguieron trabajo, los trataban como los locos de la guerra. Ahora la sociedad nos reconoce, somos personas que luchamos por nuestra bandera”.

image56ffb9b8b66c77-56436161

Canavese estuvo en la flota de mar de la armada, en el portaaviones ARA Veinticinco de Mayo, desde donde operaban con los buques que iban a Malvinas. “Era bombero y rescatista de aviones y pilotos. En tiempo de guerra éramos unas 1500 personas las que estábamos en el lugar que tenía unas dimensiones de 220 metros de largo y unos 40 metros de ancho”, precisó.

En la misma línea, aclaró que la vida en el portaaviones era “algo más tranquila” que la de quienes estaban luchando cuerpo a cuerpo. Sin embargo, sostuvo que “en muchas ocasiones dormíamos vestidos y con salvavidas porque no se sabía que podía llegar a pasar”.

25demayo-1

 

Desde aquel momento, el excombatiente nunca volvió a pisar Malvinas. Sin embargo, el deseo de estar en las islas está más latente que nunca. “Quiero ir por mis compañeros que quedaron allá, por aquellos que derramaron su sangre”.

Más noticias