Lifschitz apura a la Nación por la deuda y hasta propone un plan de pago

Lifschitz apura a la Nación por la deuda y hasta propone un plan de pago

"Actualizando la cifra, estaríamos hablando de 40, 45 mil millones de pesos", estimó el socialista en un mensaje directo a la Casa Rosada.

El gobernador Miguel Lifschitz renovó ayer su reclamo del pago de la deuda de al menos 40 mil millones de pesos que la Casa Rosada mantiene con la provincia por fondos coparticipables. En esta oportunidad, y tal vez procurando no maximizar el tono confrontativo con la gestión de Mauricio Macri, el mandatario santafesino se mostró dispuesto a aceptar un plan de cancelación —con distintas opciones— de la abultada suma.

“Actualizando la cifra, estaríamos hablando de 40, 45 mil millones de pesos. Es una cifra realmente muy importante y sería de un impacto muy importante para la provincia y para sus ciudades, porque esto se coparticipa”, argumentó el jefe de la Casa Gris en declaraciones a LT10.

En ese sentido, el socialista afirmó que está a la espera de “un avance concreto” en el pago de la deuda porque, “hasta ahora, solamente fueron reuniones (entre ambos gobiernos) sin ninguna cosa definida, promesas de que en poco tiempo llegará una propuesta y que hay voluntad”.

“Espero que tengamos una respuesta, porque estamos en una situación jurídica límite y no vamos a dejar de reclamar. Incluso, encaramos una presentación conjunta (ante la Corte Suprema de Justicia nacional) en la causa diciendo que estábamos negociando. Pero ya nos encontramos en mora”, detalló Lifschitz.

Fue entonces cuando el gobernador le abrió la puerta a un eventual plan de pago de la deuda nacional ya que, a su entender, para la administración de Cambiemos sería “imposible” cancelarla de una vez. “Estamos abiertos a recibir bonos con vencimiento a algunos años, financiamientos de obras, etcétera”, subrayó.

En noviembre de 2015 la Corte Suprema emitió un fallo que declaró inconstitucional la deducción del 15 por ciento de la masa de impuestos coparticipables que realiza la Rosada sin el acuerdo de las provincias para financiar a la Administración Nacional de la Seguridad Social (Ansés) y, en menor medida, a la Administración Federal de Ingresos Públicos (Afip). La sentencia benefició a Santa Fe, San Luis y Córdoba.

La decisión del máximo tribunal exigió al Ejecutivo nacional y al Congreso la concreción de la reforma pendiente del régimen de coparticipación federal de impuestos dispuesta con la sanción de la Constitución de 1994.

La coparticipación es un mecanismo de distribución de los recursos fiscales entre las administraciones nacional, provincial y municipal para garantizar una provisión de bienes y servicios públicos equitativa en todo el territorio.

A su vez, la Corte Suprema también instó a los Estados nacional y provincial a negociar la fórmula de devolución de los recursos descontados de la coparticipación durante los años en que duró el litigio.

Al respecto, Lifschitz también reveló que la semana pasada habló por teléfono con el ministro de Hacienda nacional, Nicolás Dujovne, para encarrilar la situación.

Sin embargo, según pudo saber La Capital, la promesa de una respuesta a la brevedad por parte del funcionario nunca se materializó.

En rigor, las tratativas por el pago de la deuda, abiertas poco después del fallo de la Corte Suprema, habían quedado en suspenso con la salida de Alfonso Prat Gay de la cartera de Hacienda (a fines de 2016).

Ya con Dujovne al frente del ministerio, la negociación conoció avances, como también nuevos frenos. Sin embargo, la reciente decisión conjunta de radicar una presentación ante el alto tribunal dando cuenta de las tratativas en marcha potenció las expectativas santafesinas.

Por lo pronto, Lifschitz aclaró que lo prioritario para su gobierno es alcanzar un acuerdo político y no a través de la Justicia. Aunque volvió a advertir que “los tiempos se van acotando”.

El propio ministro de Economía provincial, Gonzalo Saglione, había confiado, en una entrevista publicada el domingo por este diario, en que la Nación oficialice antes del 30 de junio próximo (plazo fijado por el titular de la cartera del Interior, Rogelio Frigerio) su propuesta para cancelar la deuda generada a favor de Santa Fe por la detracción indebida de recursos coparticipables durante el período en el que la Corte Suprema trató la demanda presentada por el entonces gobernador Hermes Binner.

Cortocircuitos

Los tironeos económicos también provocaron esta semana que Lifschitz reafirmara su reclamo sobre el mecanismo de distribución de los Aportes del Tesoro Nacional (ATN) a las provincias, los municipios y las comunas.

Incluso, tras señalar que esos fondos no pertenecen a la Nación, el socialista aventuró que “deberían ser administrados por las propias provincias”.

Por su parte, Frigerio había salido a aclarar a fines de abril que el gobierno de Macri “tiene buen diálogo con Santa Fe”, al tiempo que negó que se estuvieran transfiriendo menos recursos a las provincias.

De hecho, la gestión de Cambiemos subrayó que Santa Fe es la tercera jurisdicción del país que recibe la mayor cantidad de fondos por ese concepto.

Fuente: La Capital

Más noticias