La Emilia se quedó con el clásico y cortó una racha de 8 años sin triunfos

La Emilia se quedó con el clásico y cortó una racha de 8 años sin triunfos

La noche del derby se tiñó de amarillo con el triunfo “Canario”. Fue dos a cero y quebró la racha de casi una década sin victorias. Fue el cierre de la séptima fecha liguista.

La Emilia necesitaba imperiosamente el triunfo para pensar en la clasificación, y lo logró ante su clásico rival revirtiendo una racha negativa de larga data.

No solo el triunfo del equipo de Gabriel Bracco se reflejó en el color amarillo, ya que también Matías Coria con las tarjetas de esa tonalidad dejó claro desde el comienzo del partido iba a ser un arbitraje sin contemplaciones y en 13 oportunidades sacó el acrílico de su bolsillo, más cuatro rojas.

Como todo derby, el encuentro se jugó rigurosamente en cada centímetro de la cancha. La Emilia quiso imponer la localía y en cierto modo generó expectativas en su parcialidad a pesar que las dos chances más claras eran para el “Uruguayo” aprovechado la velocidad de Rivarolo que sacó centros que Romero y Novero, quienes no pudieron conectar para abrir el marcador.

El gol del equipo local llegó a los 29´ cuando mediante un tiro libre desde afuera del área de manera frontal le dio la oportunidad de sacar un buen remate al “Nacho” Pignata. La pelota paso por debajo de la barrera que saltó y se clavó junto al palo izquierdo de Correa que la tocó sin poder contener el remate.

Al primer tiempo, solo le quedó a pesar de la insistencia del equipo de Labaroni la expulsión de Torres por doble amarilla.

Ya en el segundo tiempo el “rojiverde” siguió intentado, mientras que la Emilia se ordenó y aspiraba a salir de contra. A los pocos minutos del arranque Bracco Aragno vio su segunda amarilla y dejó a su equipo con diez.

El reloj marcaba 14´ y fue el momento de González. El “corondino” puso quinta marcha en una contra por izquierda y ante la salida de Correa lo batió con un remate bajo al segundo palo para el delirio “canario”.

De ahí en más, Atlético San Jorge lo buscó y tuvo sus oportunidades. La aparición de Chirino sobre la línea en una y Beuchel en otra, ahogaron lo que podía haber sido un gol visitante.

El tiempo se hizo elástico para cada uno de los actores y transcurrió de manera inversamente proporcional a lo que seguramente podía esperarse en el inconsciente de cada protagonista.

Inexorablemente el mismo transcurrió dejando para las estadísticas que Coria expulse a un jugador más por equipo ( J. Espinoza y S. Chirino) y decretó el final tan ansiado por todo el pueblo “canario” que vio cortar una racha que parecía de nunca acabar.

Fuente: San Jorge Virtual

Más noticias